Casacoima y Carabobo

José Gregorio Linares

La batalla de Carabobo es el punto itinerario clave de una espiral histórica de soberanía e integración. Los puntos itinerarios de esta espiral fueron esbozados por Bolívar poéticamente en julio de 1817 en Casacoima, Guayana, cuando tras atravesar la laguna para salvar su vida del asedio español anuncia su plan de acción a sus compañeros: “Dentro de pocos días rendiremos a Angostura y, entonces, iremos a liberar la Nueva Granada, y arrojando a los enemigos del resto de Venezuela, constituiremos a Colombia. Enarbolaremos después el Pabellón tricolor sobre el Chimborazo, e iremos a completar nuestra obra de liberar a la América del Sur y asegurar su independencia, llevando nuestros pendones victoriosos hasta el Perú. (Juan Vicente González. “Bolívar en Casacoima”)

Los puntos en el itinerario del plan de acción esbozados por Bolívar son: 1) Liberación de Angostura. 2) Liberación de Nueva granada.3) Liberación de Venezuela. 4) Creación de Colombia (mediante la unificación de Venezuela, Nueva Granada y Ecuador). 5) Liberación del Ecuador y su unificación con Colombia. 6) Liberación de Suramérica.

¿Por qué Angostura?

En 1817, Bolívar se plantea la liberación y organización de una “República en Armas” en Angostura. Esta república cuenta con una posición geopolítica, un ejército y unos recursos materiales que le permiten planificar, organizar, ejecutar y financiar la lucha por la independencia en el continente. Afirma Bolívar: “Guayana libre, nos dará no sólo mil recursos, sino una importancia política extraordinaria, y con qué satisfacer los créditos que hemos contraído y contraigamos en lo venidero” (Carta a Luis Brión, 18 de abril de 1817). Agrega: “La ocupación de esta importante provincia, tan ventajosamente situada para ocupar a todas las demás; los contingentes de armas y municiones que hemos recibido y esperamos recibir de los extranjeros por el río, nos da una superioridad que los españoles no pueden quitarnos” (Carta al general Zaraza, 11 de octubre de 1817).

Al respecto afirma Mario Sanoja: ”Hoy podemos comprender mejor por qué fue sólo en Guayana, en Angostura, donde habría podido instalarse con éxito la sede de la República con un Congreso, una estructura administrativa de gobierno, un ejército nacional en ciernes dotado de uniformes, fusiles, municiones, caballos, mulas y –sobre todo– de provisiones de boca, elementos que posibilitaron la campaña para liberar la Nueva Granada y posteriormente condujeron al triunfo de Carabobo en 1821. La instalación de una sede estable de gobierno requería la posesión de un capital, de riquezas que permitiesen financiar a corto plazo el funcionamiento del Estado”. (Las edades de Guayana).

La Patria, para entonces, “no contaba antes con ningún apoyo”; pero a partir de la liberación de Guayana y la toma de Angostura disponemos de un espacio territorial rico, estable y blindado contra el enemigo. Este punto de apoyo es suficiente para que el Libertador mueva el Mundo.

Bolívar emprende desde allí la liberación de Nueva Granada. Vence en las batallas de Pantano de Vargas y Boyacá a mediados de 1819. Después del armisticio de noviembre de 1820 organiza la liberación de Venezuela en 1821 mediante la ejecución de la Campaña de Carabobo.

En Carabobo nace una Gran Nación

El 25 de junio de 1821, un día después de la Batalla de Carabobo anuncia: “Ayer se ha confirmado con una espléndida victoria el nacimiento político de la República de Colombia”. Ha logrado un gran propósito: Crear una gran nación, Colombia, unificando dos territorios contiguos y dos pueblos hermanos.

En realidad la batalla de Carabobo es el punto itinerario clave de una espiral histórica de soberanía e integración que requiere de la existencia de una gran nación con un gran Estado para ejecutar su proyecto. Lo que Bolívar se plantea es dar a luz una nueva gran nación suramericana: Colombia (Venezuela, Nueva Granada y Ecuador); luego desde esta Colombia, que nace en Carabobo, liberar y unir toda Suramérica.

De modo que Carabobo es punto de llegada y punto de partida: punto de llegada porque allí se cierra un primer ciclo que se concreta en el nacimiento de una gran nación; y punto de partida, porque a partir de la creación de esa nación, se abre un nuevo ciclo de liberación y unidad de Suramérica. Sin Carabobo no hay Colombia; y sin Colombia es imposible organizar la Campaña del Sur y la liberación del continente. De Colombia la Grande salen los recursos, los ejércitos, la planificación para derrotar un poderoso enemigo. Sin Carabobo no hay Ayacucho.

Después de Carabobo

Bolívar es un rayo que no cesa. Después de la Batalla de Carabobo, en septiembre de 1821, escribe una carta a Pedro Gual donde le manifiesta: “Parece que, por todas partes, se completa la emancipación de la América. Se asegura que Iturbide ha entrado en junio en México. San Martín debe haber entrado en el mismo tiempo en Lima; por consiguiente, a mí es que me falta redondear a Colombia, antes que se haga la paz, para completar la emancipación del Nuevo Continente.

En efecto, el Libertador, ese ajedrecista esferoidal como lo llamó Chávez, traza una “espiral histórica” que se proyectan hacia el futuro: ”A partir de Carabobo – dice el Comandante- , lo que está planteado es proseguir la guerra hacia el sur para “redondear” a Colombia: todas las acciones las dirige hacia un mismo objetivo político: abrir caminos a la Nación Suramericana y en ese sentido adelanta a Sucre en la Campaña del Sur. Carabobo, por tanto, es un potente faro de luz que nos enseña la estrategia incomparable de Bolívar en esa espiral histórica que es la revolución de la América antes española.

Después de Carabobo, Bolívar al frente de un pueblo en armas avanza en la espiral histórica de liberación e integración de Suramérica. Emprende la Campaña del Sur (1822-1824) porque, como lo había dicho antes, “una sola debe ser la Patria de todos los americanos”.

Finalmente, el 9 de diciembre de 1824 en la Batalla de Ayacucho, con Sucre al mando de un ejército multinacional liderado por Colombia, rompe definitivamente con el dominio español en Suramérica. Se ha cumplido su plan de acción de Casacoima.