De acuerdo con el canciller, los “usurpadores” se robaron “libros, computadoras, obras de arte” y hasta un busto de Simón Bolívar.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, informó este lunes que los bienes de la Embajada venezolana en Bolivia fueron saqueados por los representantes del autoproclamado Juan Guaidó, quienes permanecieron un año en la sede diplomática tras el golpe de Estado contra Evo Morales.

Según Arreaza, los “usurpadores”, encabezados por el supuesto diplomático José Gregorio Cumare Hernández, entraron “por la fuerza” y “desmantelaron” el espacio consular. “Se llevaron libros, computadoras, obras de arte. Hasta el busto del Libertador se robaron”.

Aquí no queda ni una computadora, ni un bolígrafo, un servidor, un sello, un cuadro de Bolívar“, indicó Arreaza, quien agregó que en nombre del presidente Nicolás Maduro y el pueblo venezolano se recuperará todo el espacio consular.

Para el canciller, lo ocurrido en la Embajada se asemeja a lo que Guaidó desea realizar en toda Venezuela. “Esto es lo que pretenden hacer con nuestro pueblo, saquearlo, desmantelarlo”, precisó. 

Durante su regreso a las instalaciones, el canciller venezolano retiró el retrato de Guaidó y colocó en su lugar un cuadro de Simón Bolívar. Asimismo, formó parte de un acto encabezado por indígenas Amauta, quienes realizaron un ritual Q’oa para alejar las malas energías y bendecir la nueva gestión.

Más temprano, Venezuela nombró a Alexander Yáñez, viceministro para Temas Multilaterales de la Cancillería venezolana, como embajador en Bolivia tras la investidura del nuevo mandatario Luis Arce. 

Desde noviembre de 2019, la Embajada de Caracas en La Paz estuvo ocupada por aliados del diputado Juan Guaidó, quien fue reconocido como “presidente encargado” de Venezuela por parte de la autoproclamada mandataria boliviana, Jeanine Áñez.