La Paz, 15 nov (Prensa Latina)  Miles de comuneros de 20 provincias avanzan hoy en nueva marcha hasta la sede de Gobierno con el objetivo de sacar a la autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Añéz.
Entre los más representados aparecen,  los mineros de la ciudad de Colquiri, municipio de La Paz, y los vecinos de El Alto, quienes anunciaron que extenderán su protesta hasta la zona sur paceña, territorio de clase media y alta con un protagonismo del golpe de Estado materializado el domingo último.

El pasado martes el vicepresidente de las seis federaciones del Trópico de Cochabamba, Andrónico Rodríguez, convocó para este viernes a una movilización aquí para exigir que el jefe de Estado renunciante, Evo Morales, retorne a Bolivia.

‘Nos declaramos en movilización nacional contra el golpe de Estado perpetrado en nuestro país, rechazamos de manera contundente la autoproclamación de la señora Áñez, que como segunda vicepresidenta del senado se autoproclama presidenta, lo cual es totalmente inconstitucional’, declaró en un comunicado el joven dirigente.

Sin embargo, militares y policías evitaron la víspera el ingreso de la marcha de esos sindicatos cocaleros e insisten en imposibilitar el ingreso a la ciudad de los productores porque, argumentan, quieren evitar la confrontación con los vecinos, que se mantienen en estado de emergencia.

Las marchas de comuneros, fundamentalmente de El Alto, llegan al céntrico Prado paceño desde el lunes y en cabildos realizados exigieron respeto respeto a la wiphala (símbolo indígena), resolvieron exigir la renuncia de la alcaldesa de esa ciudad, Soledad Chapetón, entre otras, pero una vez cerca de la plaza Murillo u otras áreas han sido dispersados incluso por las fuerzas policiales con gases lacrimógenos.