Por: Tony López R

Las jornadas diplomáticas del jueves 24 en la OEA y las del Consejo de Seguridad de la ONU del 26 de enero, convocadas ambas por el Secretario de Estado de los Estados Unidos  Mike Pompeo,  resultó  un fracaso para el gobierno golpista de Donald Trump contra la República Bolivariana de Venezuela.  La declaración de la OEA  aprobando la salida de Venezuela de la OEA y reconociendo al supuesto presidente interino Juan Guaidó, resultó una derrota al recibir 16 votos a favor  de la declaración y 18 en contra, una demostración de que la OEA, ya no es la misma de cuando expulsaron a Cuba, por suerte para los cubanos.

Quiere decir que por mayoría quedó derrotada dicha declaración, lo cual para Estados Unidos y los gobiernos títeres es de poco interés, para ellos lo importante es montar el show y que la campaña mediática coloque en los diarios y noticieros  “el cintillo de que Venezuela fue expulsada y Guaidó es el presidente de Venezuela” y así acuñar la mentira y engañar a la opinión pública.  Por otra parte el show es tan evidente que el empleado del Departamento de Estado Luis Almagro, “olvido” que Venezuela en abril del 2017 pidió su salida de esa desprestigiada organización y que se hará efectiva en abril de este año, de acuerdo a la normativa de está  cipaya institución.

Por otra parte  el Consejo de Seguridad de la ONU luego de un discurso plagados de falsedades y apelando a la reiterada mentiras de que: razones humanitarias y tomando en cuenta la ilegitimidad de Nicolás Maduro, como Presidente y justificando la política de su gobierno de reconocer al Presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó como presidente provisional de ese país, solicitaba el apoyo del Consejo de Seguridad”. La respuesta de Rusia, China, África del Sur, Bolivia, Nicaragua y Cuba, y la brillante intervención del canciller Jorge Arreaza, fue contundente. El Consejo de Seguridad quedó dividido aunque mayoritariamente los países que la integran reconocieron la legitimidad del presidente Nicolás Maduro y se inclinaron  por respetar la Constitución Bolivariana, la no injerencia en los asuntos internos de los Estados y buscar una solución política y llamó al diálogo entre Gobierno y oposición,

Sin duda el gobierno de Estados Unidos quedó derrotado en lograr su objetivo, aunque desde el principio eran conscientes que Rusia y China, miembros permanente del Consejo de Seguridad, hubieran vetado cualquier declaración a favor de la  propuesta de Estados Unidos que lógicamente estaba recogida en el discurso injerencista y violador del derecho internacional, del Secretario  de Estado Mike Pompeo y contrario a los principios de la  Carta de las Naciones Unidas  sobre el  respeto  a la soberanía e independencia de los Estados miembros. El fracaso y el ridículo de Pompeo quedó demostrado  cuando sin que  concluyera el debate,  abandonó la sala del Consejo con total irrespeto hasta con sus propios aliados.

De igual forma quedó en ridículo las posiciones de la Unión Europea y el ultimátum que se atrevieron a plantear de que daban ocho días al gobierno de Maduro para que convocara a elecciones libres en Venezuela, o ellos reconocerían al ilegitimo diputado Guaidó como  presidente provisional, una posición chantajista y que muestra el nivel de subordinación de la Unión Europea a los dictados de Washington. Por su parte el canciller Arreaza  respondiendo a las intervenciones de Francia y Gran Bretaña  miembros permanente del Consejo de Seguridad con firmeza y  dura respuesta le dijo  que Venezuela no acepta chantajes y le sugirió al presidente Macron que solucionara los graves  problemas que tiene con los chalecos amarillos y suspenda la brutal represión de las fuerzas policiales y a la señora May de Gran Bretaña que se ocupe de la situación interna que tiene con el Briexit.

Dicen que los mentirosos llegan siempre a creerse sus propias mentiras.  En un entrevista el viernes  25, de enero el señor  Jhon Bolton, Asesor de Seguridad Nacional del gobierno de presidente Donald Trump, afirmó  “Estamos apoyando totalmente al gobierno legítimo de Venezuela de Juan Guaido” e hizo dos afirmaciones muy peligrosas  y demuestra que la intervención está en marcha cuando dio a conocer que:

  • “Todos los haberes del gobierno de Venezuela en USA, que incluye dinero en los bancos, propiedades de CITGO y de todas las agencias del gobierno de Venezuela, está prohibido el acceso por parte de los funcionarios de Nicolás Maduro. Solo el gobierno de Venezuela a través de Juan Guaidó tiene acceso a dichos fondos y recursos y control de los mismos” 
  • El Gobierno de los Estados Unidos ya tienen un plan para proteger a los empleados de la     Embajada de USA en Caracas, los diplomáticos y los miles de ciudadanos de USA que viven en Venezuela. Pero, dice que él no va a decir en qué forma y en qué modo va responder el gobierno de USA si Maduro o sus militares hacen alguna maldad después o durante las 72 horas que finalizan el sábado. Pero dice que Trump ya autorizó lo que se tiene que responder si Maduro hace algo y será seriamente crítico contra  Maduro”. 

Estás declaraciones de Bolton hay que tomarla muy en cuenta por el alto cargo que tiene en el gobierno y su influencia sobre Trump y por sus conocidas posiciones de extrema derecha, quien junto a Pompeo han sido partidario de acciones violentas con aquellos gobiernos  que no se subordinan a los intereses de Estados Unidos.

Por el momento, las acciones de Estados Unidos contra Venezuela, no han logrado su objetivo y no han tenido el respaldo amplio de la comunidad internacional, más de 130 países reconocen la legitimidad del gobierno de Nicolás Maduro y resulta de interés que el propio Presidente venezolano en la tarde del ayer 26 de enero, haya dado a conocer que este pasado viernes, hubo conversaciones entre su gobierno y el gobierno de Estados Unidos, acordando establecer una Oficina de Intereses en ambas capitales y por espacio de 30 días estarán dialogando y tratar de buscar una solución a la actual crisis, de no resultar, las relaciones entre ambos países sufrirán la ruptura y se designará, como es acostumbrados en estos casos, delegar en otros países la representación.

Lo que es necesario tomar nota del nombramiento de Elliot Abrams a cargo del tema venezolano en el gobierno de Trump, este señor fue uno de las principales piezas de Estados Unidos para el derrocamiento de la Daniel Ortega y la Revolución sandinista,  hecho que se consumó con patrones similares de campañas mediáticas electorales a favor de Violeta Chamorro y contra Ortega y con la presión de la guerra en la frontera desde Honduras. Abrams   formó parte con Oliver Nortd en el  caso del Iran-contra, que  provocó un serio cuestionamiento al gobierno de Ronald Reagan y por el cual fue destituido el coronel Nortd.  Es un hábil manipulador y vendedor de fantasías, para en el momento preciso apuñalar por la espalda a su contrincante.

Ha sido bien acogido como elemento positivo la buena voluntad y propuesta de mediar en el conflicto interno venezolano de los gobiernos de México y Uruguay. Por otro lado las posiciones firmes del ALBA-TCP, el CARICOM  y países como Cuba, Bolivia, Nicaragua, El Salvador y la mayoría de los países caribeños, envía un fuerte mensaje a Estados Unidos y al grupúsculo de países que conforman el Grupo de Lima y cuya responsabilidad en lo que pueda suceder en Venezuela, su alcance y desenlace, puede comprometer a países vecinos y de la región,  sus Gobiernos tendrán que responder ante sus pueblos y la historia.

Por otra parte si bien el gobierno bolivariano, el presidente Nicolás Maduro y otros altos funcionarios han abogado y abogan por resolver mediante el diálogo las diferencias con esta violenta, entreguista y dividida oposición, que han sido capaces de ordenar quemar vivos a jóvenes solo por ser chavista, y que no pase nada. En el discurso del presidente Maduro en la instalación del año judicial 2019, precisó que respetando la independencia de poderes, él había cumplido y que ahora le tocaba al Poder Judicial actuar y el pueblo espera porque está preocupado y esperando que se tomen las medidas judiciales contra los que están propiciando la intervención militar extranjera en su país, un hecho de verdadera traición a la patria.

Como así que el señor Leopoldo López al que por razones humanitarias se le concedió la casa por cárcel, siempre y cuando se mantuviera alejado de cualquier acción política, sea quien tenga en su casa un teléfono especial para la comunicación con el senador gringo Marcos Rubio, quien le imparte las ordenes de que hacer en cada momentos con el plan intervencionista y este violador de su status y  líder de las guarimbas del 2014 y 2017  y  responsable intelectual del asesinato de venezolanos inocentes no lo regresan a la cárcel.

Buscar la paz es lo que todo hombre y mujer venezolana honesta y decente implora, son ellos los que bien conocen que el show montado para la toma del poder por parte de los herederos del pacto de Punto Fijo  es ilegal, ellos hoy representan a los hundieron  y plagaron de miseria a este heroico pueblo  del Libertador Simón Bolívar, por eso la firmeza y la valentía de esas fuerzas armadas bolivarianas, dignas herederas del  ejército libertador. Pero la paz no puede ser conseguida a cualquier precio y los que han cometidos graves delitos deben ser sometidos a la justicia, entre ellos a Juan Guaidó y a los directivos de esa Asamblea Nacional en desacatoNo olvidar que con pretexto o sin pretexto Estados Unidos han invadido a Panamá, Granada, República Dominicana, a Cuba y Nicaragua usando mercenarios y los Golpes de Estado cruentos en Honduras en el 2009 y parlamentarios en Brasil y Paraguay. .  No olvidar que la intervención está en marcha y que los enemigos del pueblo venezolano no serán ni indulgentes ni tolerantes.

(*)  Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana 27 de enero de 2019.  12.37 hrs.