Washington, 30 dic (PL) El activismo a favor de la reforma migratoria en Estados Unidos se sintió en todo el país y ayudará a mantener la presión en 2014, destacan hoy medios de prensa.

Aunque no alcanzó el objetivo de que el Congreso diera curso al cambio de la ley, el activismo de organizaciones políticas y comunitarias tuvo un protagonismo durante todo el año, señala el diario californiano La Opinión.

Marchas y protestas a lo largo de la nación resultaron en que hoy la gran mayoría de los estadounidenses apoyen un cambio de las normas migratorias que incluirían un camino a la ciudadanía, lo cual repercutirá favorablemente en una economía en crisis, destacan diferentes análisis sobre el tema.

A pocas horas de finalizar 2013, los grupos estiman que el debate avanzó y prometen empujar con más fuerza durante 2014, año en que al parecer tanto demócratas como republicanos pueden hacer cambios sustanciales en la política migratoria del país, pese a las elecciones de medio término de noviembre.

Mención especial en estos meses tuvo el esfuerzo de Eliseo Medina, un activista y sindicalista, que junto a otras personas ayunó durante 21 días frente al Capitolio en esta capital.

Para el próximo año, son muchos los que opinan que los republicanos cambiarán su negativa a legislar sobre el tema ante la propuesta de la Casa Blanca de negociar una reforma integral por parte.

Los republicanos, encabezados por el presidente de la Cámara de Representantes, el legislador John Boehner, se negaron a considerar un plan aprobado en el Senado tras ser acordado por un panel bipartidista de ocho senadores en junio.

Incluso, no presentaron a votación varias iniciativas individuales aprobadas por el Comité Judicial de la Cámara, lo que mantuvo el tema estancado.

Al parecer, 2014 puede ser el año de la reforma migratoria si se logra un acuerdo sobre la seguridad en la frontera y una vía ganada para la ciudadanía, estiman analistas políticos.