Los diálogos musicales entre la Orquesta Filarmónica de Bogotá y Cuba cerraron esta edición con conciertos cargados de virtuosismo, sensibilidad y compromisos para mantener estos encuentros culturales.