«Me alegra infinitamente ver como el corazón latinoamericano empieza de nuevo a latir junto», expresó el mandatario chileno al término del encuentro.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, sostuvo este lunes la primera reunión bilateral con su homólogo de Chile, Gabriel Boric, inaugurando así su agenda como Jefe de Estado después de haber sido juramentado el domingo.

«Hemos tenido una conversación grata, profunda, en donde a mí me alegra infinitamente ver cómo el corazón latinoamericano empieza de nuevo a latir junto», dijo el mandatario chileno en una declaración conjunta ante la prensa que hubo tras el encuentro.

Ambos mandatarios detallaron que se abordó el tema del proceso de paz en Colombia y, particularmente la reanudación del diálogo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), sobre los cuales Chile está dispuesto a ser sede. La propuesta para facilitar las conversaciones fue hecha por Boric a la ahora vicepresidenta colombiana, Francia Márquez, durante un encuentro en Santiago, antes de la juramentación del nuevo Gobierno colombiano.

Petro recordó que en las conversaciones con las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que culminó con un acuerdo en 2016, así como en el diálogo interrumpido con el ELN, Chile fungió como garante.

«Esperamos siga siendo un país garante en esos procesos de paz que están por reiniciarse», manifestó Petro. Por su parte, Boric expresó su disposición de «seguir colaborando» en los términos que Colombia estime que son «más útiles a su causa».

También señaló que esperan poder aprender de la experiencia que Colombia ha tenido en sus diálogos, con el propósito de «buscar nuevas vías de solución o nuevos puntos de vista» para enfrentar los desafíos que su país tiene, concretamente en la llamada Macrozona Sur.

Otros temas

De acuerdo con Petro, también conversaron sobre los «procesos de integración» que ya existen, e invitaron a Chile a volver la Comunidad Andina, de la cual salió en 1976 y retornó como miembro asociado desde 2006.

Asimismo, hablaron sobre el fortalecimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y plantearon robustecer los procesos concretos de integración, como alguno relacionado a las energías limpias.