El portavoz presidencial ruso expresó la esperanza de que los países que disponen de «la influencia absoluta sobre el liderazgo ucraniano» la usen para excluir este tipo de ataques.

El portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, declaró este lunes que ataques, realizados por las Fuerzas Armadas de Ucrania contra la central nuclear de Zaporozhie, amenazan con «consecuencias catastróficas para un vasto territorio», incluida Europa.♦

El vocero afirmó que las ofensivas contra la instalación son «una actividad potencial y extremadamente peligrosa», mientras expresó la esperanza de que los países que disponen de «la influencia absoluta sobre el liderazgo ucraniano» la usen para excluir este tipo de ataques.

Las autoridades de la ciudad de Energodar denunciaron el pasado domingo que militares ucranianos lanzaron la noche del sábado un nuevo ataque contra la central nuclear de Zaporozhie. En concreto, precisaron que el ataque se llevo a cabo con un proyectil de racimo de 220 mm del sistema de lanzacohetes múltiple Uragan, cuyos elementos de metralla impactaron contra la zona donde se almacena el combustible nuclear usado, al tiempo que dañaron un puesto automotizado de control radiológico. Asimismo, fueron dañadas estructuras administrativas y el territorio colindante al depósito del combustible.

El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Mariano Grossi, declaró el pasado sábado que la institución está «extremadamente preocupada» por los ataques registrados cerca de la central, al tiempo que advirtió que el riesgo de una posible catástrofe nuclear es «muy real«.

Desde el Ministerio de Defensa ruso confirmaron el ataque, que tacharon de «un nuevo acto de terrorismo nuclear», perpetrado para provocar «una catástrofe humanitaria en las provincias de Jersón y Zaporozhie».