La grabación muestra imágenes y coordenadas de la plataforma Arendal Spirit, el sistema de producción flotante de Energean y la perforadora Icemax de Stena.

La organización musulmana chiíta libanesa Hezbolá este domingo amenazó con atacar los sitios de extracción del yacimiento de gas israelí Karish, situado en Mediterráneo, cerca de una frontera marítima en disputa entre ambos países, según se aprecia en un video difundido por The Times of Israel.

La grabación, que comienza con el mensaje «Jugar con el tiempo es inútil» tanto en hebreo como en árabe, muestra imágenes y coordenadas de la plataforma Arendal Spirit, el sistema de producción flotante de Energean y la perforadora Icemax de Stena.

Asimismo, en el video se puede ver lo que parece ser un sistema de misiles navales de Hezbolá que estaría en fase de preparación y asegura que los sitios estarían dentro de su rango de acción. Algunas de las imágenes del mencionado yacimiento de gas fueron grabadas este sábado 30 de julio.

Israel y el Líbano, que no mantienen relaciones diplomáticas, se hallan en conversaciones indirectas con la mediación de EE.UU. sobre los derechos del campo de gas de Karish y para demarcar una frontera marítima en disputa entre ambas naciones.

La respuesta de Israel

Recientemente, el país hebreo trasladó un buque de perforación de gas natural a su campo de Karish, que el Líbano afirma es un área en disputa. Hace unas semanas, Hezbolá envió a la zona cuatro drones, pero fueron interceptados por las Fuerzas de Defensa de Israel.

A principios de este mes Hassan Nasrallah, líder de Hezbolá, advirtió que los aviones no tripulados que habían enviado al campo de Karish eran «solo el comienzo» y que la organización militarizada que dirige estaría dispuesta a ir a la guerra por dichas infraestructuras.

Las autoridades de Israel han respondido que el Ejército del país actuará contra cualquier amenaza y han pedido al Líbano que llegue a un acuerdo para que pueda comenzar a extraer gas y salir de su actual crisis económica. Asimismo, también han emitido «severas advertencias» a Hezbolá a través de canales diplomáticos y militares.