POR: ÓSCAR RIVERA LUNA / Ingeniero Agrónomo / Ambientalista.

Estoy pensando en la cortina de humo que se difundió ayer tarde para hacer creer que está disminuyendo el hambre y la pobreza en Colombia: En la ardua tarea para recuperar el agro tras 70 años de política agraria antinacional.

Para recuperar la agricultura campesina, empresarial y la seguridad alimentaria amenazada por la guerra de Ucrania y sus repercusiones, la cotización del dólar, encarecimiento de la gasolina, fletes y alimentos. Ante la dependencia de 14,5 millones de toneladas de alimentos y la realidad de tratados de libre comercio lesivos para la economía nacional y sus recursos genéticos alimentarios con el mecanismo de propiedad intelectual de la vida.

Se necesita una política de Estado a largo plazo. Recuperar la vocación agraria y la investigación científica, con presupuesto y conciencia de patria. Definir espacios en los POTs para el uso del suelo en agricultura y especies alimentarias. Planeación Nacional para conocer exactamente el consumo y los canales de abastecimiento. Semillas mejoradas propias. Inventario de semillas de alimentos en todos los municipios de Colombia. Intercambio de saberes. Desarrollar proyectos de huertas caseras y seguridad alimentaria, en parcelas campesinas, hogares verdes y predios de empresarios nacionales adquiere una dimensión notable en la realidad nacional.

Huertas caseras y cultivos de alimentos; agroecología, la producción limpia y el equilibrio ecológico con integración de saberes. Biodiversidad alimentaria en el contexto; policultivos, labranza reducida. Riego eficiente. Semillas resistentes a enfermedades causadas por virus, hongos y bacterias, de viabilidad comprobada. Control biológico de plagas y enfermedades con insectos benéficos, extractos naturales, control racional de malezas sin herbicidas de contacto, labores culturales en armonía con el ambiente, uso de abonos orgánicos de origen animal y vegetal, compost sin patógenos; salud del suelo, adecuado manejo pre y post cosecha. Reducir el desperdicio de alimentos. Mercadeo asegurado por contrato, créditos blandos. Mercadeo directo entre el campesinado y empresarios con tiendas de barrio y familias.

El mercado está nervioso por sus impactos letales sobre el aire, el agua, el suelo y la paz mundial. Las personas conscientes del planeta quieren vivir en armonía con la naturaleza, reducir emisiones letales que hacen arder la tierra, adaptación en los ecosistemas reguladores del agua, solidaridad y armonía social, pues estamos cerca del umbral de no retorno climático. Al compás de la guerra y el apetito insaciable del mercado.