Durante la jornada anterior, el subjefe del Consejo de Seguridad Nacional publicó una sarcástica lista de ‘pecados de Rusia’.

El expresidente ruso, Dmitri Medvédev, ha elaborado «una lista de sus pecados», en referencia a lo que considera que son los fallos de Estados Unidos y Europa.

La lista se publicó el jueves en el canal de Telegram de Medvédev, un día después de que el expresidente expusiera los «pecados» de Rusia, una propuesta burlona a Occidente para que culpe a Moscú de todo tipo de males, desde las meteduras de pata del presidente estadounidense Joe Biden hasta incluso la extinción de los dinosaurios.

«SUS PECADOS (que no es culpa de Rusia): Que a los tontos europeos les han cínicamente engañado los estadounidenses, obligándoles a asumir las consecuencias más dolorosas de las sanciones, que golpearon a la población de la UE», escribió quien es actualmente vicepresidente del Consejo de Seguridad Nacional.

Medvédev añadió que Moscú no tiene nada que ver con que «los estadounidenses hayan elegido a un extraño anciano con demencia quien, al olvidarse de sus obligaciones, ama a otro país mucho más que al suyo». También señaló que Rusia no tiene la culpa de que «los tipos raros que se proclamaron dirigentes de la UE hayan perdido irremediablemente el contacto con la realidad, y estén obligando a los pobres ucranianos a sacrificar sus vidas para poder ingresar en la UE».

El expresidente también mencionó la expansión de la OTAN en las fronteras rusas, proceso que considera «contrario a la razón y al sentido común», porque lleva a «crear una amenaza real de un conflicto global y la eliminación de una parte significativa de la humanidad».

Rusia no es responsable de que «numerosos pícaros políticos estén manipulando el tema de la restauración de la estatalidad de Ucrania en sus antiguas fronteras para ganarse nuevas órdenes militares y malversar los fondos asignados al régimen de Kiev», indicó.

Tampoco es responsable, sostuvo, de que «tras el golpe de Estado de 2014, Ucrania haya perdido su independencia estatal y quedado bajo el control directo del Occidente colectivo, creyendo que la OTAN garantizaría su seguridad».

Diversos políticos occidentales han acusado a Rusia de generar una crisis energética y alimenticia en el mundo. Así, Biden en repetidas ocasiones culpó a Rusia y al conflicto de Ucrania por los precios récord de gasolina y la inflación más alta de los últimos 40 años. Sin embargo, según una encuesta de la compañía Rasmussen Reports, realizada en junio, solo el 11 % de los estadounidenses creía que el presidente ruso Vladímir Putin era responsable de sus problemas económicos. Mientras tanto, más de la mitad (52 %) de los encuestados señalaron como culpable la imprudente política energética de Biden.