Desde Ottawa también anunciaron que ampliarán el régimen de sanciones contra el sector energético y químico de Rusia por su operativo en Ucrania.

Canadá devolverá a Alemania una turbina del gasoducto Nord Stream 1, clave para aumentar el flujo recortado del gas ruso, comunicó este sábado el ministro de Recursos Naturales del país norteamericano, Jonathan Wilkinson.

Wilkinson explicó que el país emitirá «un permiso limitado y revocable» para la compañía Siemens Energy, fabricante de la pieza en cuestión. La turbina quedó varada en las instalaciones de la sucursal canadiense de la empresa debido a las restricciones contra Moscú, mientras estaba siendo reparada.

Reuters informó este viernes con referencia a una fuente del Gobierno alemán que la turbina inicialmente será transportada a Alemania. Luego, será entregada al gigante energético ruso Gazprom, que en junio justificó la disminución de suministros al 40 % de los niveles habituales por la ausencia de la pieza.

La exención de las sanciones está encaminada a «apoyar la capacidad de Europa para acceder a una energía fiable y asequible a medida que continúa la transición para alejarse del petróleo y el gas rusos». «En ausencia de un suministro necesario de gas natural, la economía de Alemania sufrirá dificultades muy significativas y los alemanes estarán bajo riesgo de no poder calentar sus hogares a medida que se aproxime el invierno», enfatizó el ministro canadiense.

Por otra parte, el Gobierno de Canadá anunció que ampliará el régimen de sanciones contra el sector energético y químico de Rusia por su operativo en Ucrania. En particular, las medidas se aplicarán contra «el transporte terrestre y por tuberías, además de a la fabricación de metales y equipos de transporte, informáticos, electrónicos y eléctricos, así como de maquinaria». En cuanto las restricciones entren en vigor, las empresas canadienses tendrán un plazo de 60 días para concluir los contratos vigentes con las contrapartes rusas sancionadas.

Mientras, Alexandra Chyczij, presidenta del Congreso Canadiense Ucraniano, que representa la diáspora ucraniana en Canadá, criticó la decisión de Ottawa de «ceder ante el chantaje ruso«. Chyczij subrayó que, al satisfacer la petición de Berlín, el país norteamericano «no solo contravendrá su política de aislamiento de Rusia, sino que sentará un peligroso precedente que conducirá al debilitamiento del régimen de sanciones» contra Moscú.