Desde Washington afirmaron esta semana que los ucranianos les habían garantizado que no usarían sistemas de armas estadounidenses para atacar el territorio de Rusia.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este miércoles un nuevo paquete de ayuda militar para Ucrania, en el que Washington suministrará a Kiev sistemas de lanzacohetes múltiples HIMARS, que tienen un alcance superior a los 70 kilómetros.-

El anuncio se produjo solo pocos días después de que el mandatario prometiera que su país no enviaría a Kiev sistemas de cohetes que puedan alcanzar a Rusia.

Militares rusos denuncian que Kiev planea atacar su zona fronteriza

El Ministerio de Defensa ruso afirmó este miércoles, refiriéndose a unas comunicaciones por radio interceptadas, que los militares ucranianos planean atacar el territorio fronterizo de Rusia. Tienen la intención de perpetrar estas ofensivas desde unas zonas residenciales, usando «unos sistemas de misiles de largo alcance» que serán suministrados por EE.UU., en la ciudad de Shostka, en la provincia de Sumy.

Según el organismo, los neonazis ucranianos quieren provocar que las Fuerzas Armadas de Rusia abran fuego como respuesta y culparlas de haber atacado la infraestructura civil.

¿Qué alcance tienen los HIMARS?

Los sistemas High Mobility Artillery Rocket System (Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad, o HIMARS) pueden ser usados con diversos proyectiles. Su fabricante, Lockheed Martin, señala que pueden disparar 6 misiles guiados GMLRS a una distancia de 70 kilómetros. De ser disparados desde la ciudad de Shostka hacia Rusia, este tipo de misiles podría alcanzar el territorio de las provincias de Briansk y Kursk.

Además, los HIMARS pueden disparar 6 proyectiles ER GMLRS, que tienen un alcance de 150 kilómetros y, lanzados desde Shostka, podrían alcanzar también la provincia de Oriol.

El uso de los misiles ATACMS aumenta el alcance hasta 300 kilómetros y crea una potencial amenaza para las provincias de Smolensk y de Kaluga.

También los sistemas pueden ser usados con los cohetes PrSM, con un alcance de unos 500 kilómetros. Sin embargo, estos proyectiles todavía no han llegado al servicio de los militares estadounidenses, por lo que se puede excluir la posibilidad de su suministro a Ucrania.

¿Qué dice EE.UU. sobre el peligro para Rusia?

Respecto a las preocupaciones de Rusia sobre la amenaza para su territorio, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dijo este miércoles que Kiev prometió a Washington que no usará armas estadounidenses para atacar a Rusia. «Específicamente, respecto a los sistemas de armas que proporcionamos, los ucranianos nos dieron garantías de que no usarán estos sistemas contra objetivos en el territorio ruso», afirmó.

Un día antes, Biden señaló que Washington continuará apoyando a Kiev en el conflicto ruso-ucraniano, pero hizo hincapié: «No buscamos una guerra entre la OTAN y Rusia».

El jueves la embajadora de EE.UU. en Kiev afirmó que los HIMARS «ayudarán a las fuerzas ucranianas a tener objetivos más específicos, pero también a disparar a distancias más largas». Al mismo tiempo señaló que el alcance de estos sistemas «dependerá de las fuerzas ucranianas»

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó que las solicitudes de Ucrania para recibir sistemas de lanzacohetes múltiples representan «una provocación directa destinada a involucrar a Occidente en las acciones militares».