Tiene la mira puesta en el mercado potencial de China para comercializar esta semilla.

Bolivia proyecta, con el impulso de diferentes planes y programas, convertirse en el primer productor de chía en el mundo, según manifestó el viceministro de Comercio Exterior e Integración del país suramericano, Benjamín Blanco.

El funcionario, en entrevista en el programa televisivo ‘Las 7 en el 7’, de Bolivia TV, indicó que actualmente Bolivia se ubica en el segundo puesto en la producción mundial de chía —semillas nutritivas comestibles que provienen de la planta Salvia Hispánica— después de Paraguay.

Comentó que Paraguay produce y comercializa anualmente 30.000 toneladas de chía; mientras que Bolivia alrededor de 15.000, seguida de Argentina y México, con alrededor de al menos 4.000 toneladas.

Blanco señaló que ese segundo lugar se lo ha ganado Bolivia gracias al interés de empresarios locales, que apostaron por incrementar la producción durante los últimos ocho años.

«Desde 2014 se vino trabajando en ese sector, de ser un país que no producía chía hoy podemos asegurar que Bolivia es el segundo productor mundial, somos los segundos productores en el mundo», enfatizó.

Ahora, la proyección es alcanzar el primer puesto y pasar a recibir anualmente alrededor de 70 millones de dólares por la venta de este rubro, muy superior a los 27 millones que obtiene actualmente.

La mira en China

Además, de acuerdo con Blanco, el país tiene la mira puesta en el mercado potencial de China para comercializar esta semilla, rica en ácidos grasos omega-3 de origen vegetal, que antes no consumían en el país asiático.

«China no consumía chía, no era un producto que formaba parte de sus importaciones, pero a partir de la pandemia y esta necesidad de varios países de poder buscar alimentos de mucho más valor nutritivo y sanos se ha empezado a importar chía», precisó.

Explicó que solo falta una visita ‘in situ’ por parte del Gobierno chino, que se ha retrasado por la pandemia del covid-19, para la aprobación de una certificación sanitaria.

«El compromiso es que durante este año se logre esta certificación», indicó.