La jefa de la MOE, Isabel Santos, resaltó que este tipo de misiones «no son un instrumento de injerencia en la vida interna de los países».

La jefa de la Misión de Observación Electoral (MOE) de la Unión Europea (UE) en Venezuela, Isabel Santos, informó este martes que en los recientes comicios regionales y locales celebrados en el país suramericano pudieron constatar que la votación se ha desarrollado «en mejores condiciones en comparación con procesos electorales anteriores».

En una conferencia de prensa ofrecida en Caracas para dar el informe preliminar de la MOE sobre los comicios, Santos aseveró que «a través del diálogo interno», los cinco rectores que integran la directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano «lograron mejoras en los componentes técnicos» de la votación, y consideró que la disposición de estos funcionarios es fundamental para la reconstrucción de la confianza en la vida política del país.

En ese sentido, la jefa de la MOE dijo que durante su estadía en el territorio venezolano observaron que la nueva directiva del CNE, constituida en mayo de 2021, es vista como «la administración electoral más equilibrada que ha tenido Venezuela en los últimos 20 años».

«El CNE renovado en mayo de 2021 es visto como la administración electoral más equilibrada que ha tenido Venezuela en los últimos 20 años, lo que es clave para construir la confianza en la vida política», puntualizó.

Santos también recalcó el hecho de que los recientes comicios han significado el retorno de distintos partidos de oposición a la competencia electoral, una cuestión que les ha permitido, como misión, tener una visión completa del proceso.

Durante su intervención, aprovechó para aclarar que «las Misiones de Observación Electoral no son un instrumento de injerencia en la vida interna de los países», y que son los ciudadanos venezolanos «y nadie más», quienes pueden decidir el futuro de su país, a través de «un proceso de diálogo político integral».

El informe preliminar

Santos precisó que el balance presentado este martes «es todavía un informe preliminar», tras enfatizar que la naturaleza de la MOE es independiente, neutral e imparcial.

La experta adelantó que aún quedan por evaluar «etapas críticas» de los comicios, como la finalización del escrutinio y la resolución de posibles impugnaciones, procesos que la UE continuará observando.

Asimismo, advirtió sobre algunas irregularidades, como la instalación de los llamados «puntos rojos» cerca de centros de votación en todo el territorio venezolano, a pesar que existía una prohibición del CNE, y el uso extendido de recursos del Estado para las campañas políticas, aunque el marco legal establece sanciones a ese tipo de prácticas.

Sobre ese último punto, la jefa de la MOE estimó necesario reforzar el poder del CNE para emitir sanciones, ya que no observó la aplicación de penalidades a quienes transgredieron el marco regulatorio en el desarrollo de las campañas políticas.

Por otra parte, indicó que la MOE pudo «constatar la falta de independencia judicial, la no adherencia al Estado de derecho» y la aplicación de leyes que habrían afectado «el equilibrio y la transparencia de las elecciones», así como obstáculos para el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información.

«En el terreno electoral, se han dado inhabilitaciones arbitrarias de candidatos por vía administrativa y se han suspendido o retirado a dirigentes de miembros más reconocidos de algunos partidos el control de sus símbolos y tarjetas electorales», añadió Santos, quien lamentó que durante la jornada electoral se produjera el asesinato de una persona en el estado Zulia; y que un observador electoral y dos defensores de derechos humanos fuesen agredidos en Lara.

Cooperación con el CNE

La jefa de la MOE también destacó que el trabajo de los 136 observadores que estuvieron presentes en los 23 estados del país y visitaron 605 centros de votación, siempre contó con el «total profesionalismo y la cooperación» del CNE.

«No hemos tenido ningún inconveniente, ninguna falta de cooperación en nuestro contacto con el CNE», destacó Santos, quien enfatizó que durante su estadía en Venezuela no vivió «ninguna intromisión» ni «ningún problema» con el Poder Electoral venezolano, organismo al que le agradeció la confianza depositada en la UE, tras realizar la invitación a los comicios.

En ese sentido, recordó que la MOE combatirá cualquier intento de interpretar su informe preliminar a favor de intereses partidistas, pues reiteró que su compromiso «en todo momento» está con el respeto a la soberanía del país y sus leyes, con «estricta imparcialidad política».

Santos informó que retornará a Venezuela durante el primer trimestre de 2021 para presentar el informe final de la MOE, que incluirá «un análisis completo, así como recomendaciones de posibles reformas para mejorar futuros procesos».