Brasilia, 21 nov (Prensa Latina) Protestas en ciudades y mensajes de repudio en plataformas digitales por el asesinato de un hombre negro a manos de dos agentes blancos, dominan la semana que termina hoy en Brasil.
El soldado João Alberto Silveira Freitas, de 40 años, fue golpeado hasta morir asfixiado en la noche del jueves en un supermercado Carrefour de Porto Alegre, capital del estado Rio Grande do Sul.

Un testigo grabó en un celular la agresión y las imágenes aparecen en disímiles redes sociales y medios virtuales.

Los dos sospechosos, uno de 24 y el otro de 30, fueron arrestados en el acto. Uno de ellos es un oficial de la Policía Militar y fue llevado a una prisión castrense.

El otro es un guardia de seguridad de una tienda y está en un edificio de la Policía Civil. Carrefour y la institución del orden no han revelado los nombres de los atacantes.

La Brigada Militar, como se llama la Policía Militar de Rio Grande do Sul, comunicó que la paliza comenzó después de un desacuerdo entre la víctima y una empleada del supermercado.

Según relatos, el hombre amenazó a una trabajadora del establecimiento que llamó a los agresores agentes de seguridad. Aún no está claro qué inició las golpizas.

Carrefour informó en una nota que lamentaba profundamente el caso y comenzó una rigurosa investigación interna.

La cadena comercial, que atribuyó el asalto a los guardias de seguridad, también calificó el acto de delictivo y anunció la rescisión del contrato con la empresa responsable de los agentes infractores.

Por el homicidio, varias manifestaciones ocurrieron en ciudades y una marcha se realizó en el centro de Sao Paulo hasta una sucursal de Carrefour en el barrio Jardim Paulista.

También otros grupos de personas protestaron en calles de ciudades como Río de Janeiro, Brasilia, Belo Horizonte y Porto Alegre.

‘Carrefour tiene las manos sucias de sangre negra’, denunciaba una de las pancartas de la manifestación en la ciudad paulista.

La marcha estaba programada previamente, al conmemorarse este viernes el Día de la Conciencia Negra, que se celebra cada 20 de noviembre.

El estribillo La carne más barata del mercado es negra, encumbrado en una canción de la octogenaria Elza Soares, satura redes sociales y se escuchó como consigna de las protestas.