Por Antonio Rondón García

Moscú, 8 may (Prensa Latina) Rusia y Cuba destacan hoy por su solidaridad y la cooperación médica con otros países en el enfrentamiento al coronavirus SARS CoV-2, responsable de la pandemia de Covid-19.

Rusia y Cuba han dado ejemplos al mundo de solidaridad en momentos cuando ésta más se reclama por la incidencia de la pandemia de Covid-19, declaró el embajador de la isla en Rusia, Gerardo Peñalver, en exclusiva para Prensa Latina.

Nuestro pequeño país, a pesar de sus limitaciones económicas, ya envió 25 brigadas médicas a 23 Estados para ofrecer su colaboración en Asia, América Latina y el Caribe, África e incluso en Europa, destacó el diplomático caribeño.

Peñalver subrayó que esas brigadas se suman a las ya presentes en 59 Estados, donde ofrecen colaboración y en muchos de los cuales está presente la pandemia.

De acuerdo con el diplomático, Cuba ha puesto a disposición de todo el que lo necesite el interferón recombinante alfa 2B, un medicamento con efectos importantes como producto preventivo y de aumento de la inmunidad del organismo.

Ha habido muchos pedidos y hemos accedido, de acuerdo con nuestra capacidad de producción, a ofrecer este medicamento al que lo necesita, comentó el funcionario.

También nuestros científicos, liderados por el grupo Biocubafarma, trabajan de manera intensiva en la búsqueda de medicamentos, de vacuna y tratamientos que ayuden a reducir los efectos de la Covid-19, señaló el embajador de la mayor de Las Antillas.

Se busca una vacuna efectiva y Cuba está entre las naciones enfrascadas en esa búsqueda, al igual que Rusia, un país que ya envió donaciones, asesoría y brigadas a más de 30 Estados, aseguró.

Rusia envió una brigada sanitaria militar al norte de Italia, en coincidencia con la presencia allí de médicos cubanos, recordó el embajador.

Nuestros dirigentes intercambiaron información y puntos de vista sobre cómo estrechar la colaboración en esta encrucijada para la humanidad, señaló el jefe de la misión diplomática de la isla en esta nación.

Ambos Estados son un modelo de cómo deber ser la relación entre un pequeño país subdesarrollado como Cuba y una gran potencia como Rusia, basada en el respeto, la igualdad soberana, la colaboración y el beneficio mutuo, aseguró Peñalver.

A pesar de la lejanía y diferencias geográficas, de volumen de las economías, idiomáticas y culturales, nada impide que se estrechen aún más las relaciones bilaterales, indicó.

oda/to