Por Odalys Troya

Buenos Aires, 19 ene (Prensa Latina) En una Reunión de Alto Nivel en esta capital, el Movimiento al Socialismo (MAS) decidirá hoy el binomio presidencial que presentará en las elecciones del 3 de mayo en Bolivia, derivadas del golpe de Estado.

La reunión estará encabezada por el líder de esa fuerza política, la más importante y numerosa del país andino amazónico, Evo Morales.

También deben asistir los precandidatos Luis Arce, Diego Pary, David Choquehuanca y Andrónico Rodríguez, las figuras más nombradas por el MAS, y personas afines para ocupar la presidencia y vicepresidencia de Bolivia.

Asimismo, se espera la asistencia de cientos de miembros de este colectivo que llegarán desde Bolivia, a pesar de la militarización de todos los departamentos.

El viernes último, Evo Morales, quien se encuentra en condición de asilado en Argentina, recibió a los precandidatos, menos a Rodríguez, quien no pudo asistir por cuestiones de seguridad.

En la cita en Buenos Aires, firmaron un acuerdo para el fortalecimiento de la unidad, de cara a las elecciones generales.

Refiere el acta rubricada que las luchas de los movimientos sociales de esa nación son históricas y que los recursos naturales y las transformaciones políticas, económicas y sociales logradas están en grave peligro.

Resalta, además, que las próximas elecciones son esenciales para la reconciliación nacional y que el golpe de Estado perpetrado el pasado 10 de noviembre se ha convertido en un asunto geopolítico para América Latina.

Ante esos desafíos, los precandidatos del MAS acordaron mantener la unidad y lanzar una propuesta electoral que responda a los intereses de todo el pueblo boliviano, al tiempo que reafirmaron que ese movimiento no será dividido por intereses neoliberales y extranjeros.

El documento subraya que acatarán las decisiones de la Reunión de Alto Nivel del MAS de este domingo.

En tanto, ayer sábado, en medio de una Bolivia militarizada, con 70 mil uniformados en las calles y caminos de ciudades y comunidades rurales, comenzó el empadronamiento con miras a las elecciones del 3 de mayo.

Dicho proceso, que debe concluir el 26 de enero, contará con 700 puntos habilitados en todo el país donde podrán acudir las personas que cumplirán 18 años de edad hasta el día de los comicios y quienes hayan cambiado de domicilio o no estén registrados en el Padrón Electoral

El 10 de noviembre último, a pesar de su victoria en las elecciones del 20 de octubre, el presidente Evo Morales renunció a su cargo bajo la presión de altos mandos militares y policiales, en un escenario marcado por protestas de grupos opositores, cimentadas por la matriz de un fraude electoral.

Dos días después, para concretar el golpe de Estado, la senadora Jeanine Áñez se autoproclamó presidenta interina, cargo que, una vez ocupado, debía concluir el próximo 22 de este mes.

Sin embargo, la Cámara de Diputados aprobó la Ley Excepcional de Prórroga de Mandato Constitucional de Autoridades Electas y la ampliación del mandato de Añez, y de los senadores y diputados.

La mandataria de facto promulgó el 22 de noviembre pasado la Ley de Régimen Excepcional y Transitorio para la realización de Elecciones Generales en 2020, la cual desconoce por supuesto e fraude, los comicios del pasado 20 de octubre ganados por el expresidente Morales con el 47 por ciento de los votos, quien ahora no podrá postularse.

El fraude anunciado por la derecha con sus aliados internacionales hasta la fecha nadie lo ha demostrado, ni la propia Organización de Estados Americanos (OEA) que conminó a Evo a repetir las elecciones.

Tras la renuncia de Evo, de las protestas de los cívicos y el motín policial, el líder del MAS invitó a la OEA a auditar el proceso electotal.

Luego de más de 44 días de esa jornada crucial, la OEA presentó el informe final de la auditoría a las elecciones en el cual no es posible encontrar certezas de fraude.

En el texto, el organismo reconoce que Evo Morales ganó en primera vuelta, pero asegura que es ‘estadísticamente improbable’ que haya sido por una diferencia de 10 por ciento.

La OEA halló irregularidades en tres mil 471 votos en 226 mesas, pero si dichos sufragios se le anularan al MAS, la diferencia sigue siendo mayor a 10 por ciento.

En el informe no figura la palabra fraude, al tiempo que la OEA señala que no se puede contrastar la información consignada con las actas de escrutinio y cómputo, por la quema de actas en el contexto de las protestas.

‘Denunciaron fraude quemando las ‘pruebas’ que podían comprobarlo’, escribió en la red social Twitter el internauta Bruno Sgarzini del proyecto mulimedial Misión Verdad.

Un centenar de expertos internacionales en economía y estadística llamaron a la OEA a retirar sus ‘declaraciones engañosas’ sobre el proceso electoral en Bolivia que propició el golpe de Estado contra el presidente constitucional Evo Morales.

La renuncia forzada de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, ‘sugerida’ por las Fuerzas Armadas, fue aplaudida por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El propio Evo Morales, que tuvo que asilarse en México y luego en Argentina, señaló al gobierno de Estados Unidos, a su embajada en La Paz, a la OEA, y a sectores reaccionarios de la derecha boliviana como conductores de la asonada golpista.

Ya la suerte está echada, el 3 de mayo en las nuevas elecciones, donde la OEA vuelve a poner su mano, se definirá el destino de este país.

agp/otf