Panamá, 21 jul (Prensa Latina) La Administración Marítima de Panamá (AMP) condenó hoy el uso de naves abanderadas por este país para actos ilícitos, al confirmar que el petrolero RIAH fue detenido por Irán porque transportaba petróleo de contrabando.

‘Condenamos rotundamente la utilización de buques con bandera panameña para actos ilícitos que atenten contra la seguridad de la vida humana; y aquellos que claramente violen las leyes, convenios y acuerdos internacionales se verán sancionados y correrán el riesgo de que la nave sea cancelada del Registro’, señaló la AMP en un comunicado.

Según sitios internacionales especializados, la embarcación cambió cuatro veces su nombre entre 2009 y 2019, y es propiedad de Prime Tankers LLC, con sede en Dubai, Emiratos Árabes Unidos (EAU), pero esa empresa aseguró a la prensa que se lo vendió a la compañía Mouj Al-Bahar, también ubicada en la misma ciudad.

El pasado viernes, el Registro de Buques de Panamá inició de oficio el proceso de retiro de la matrícula, según la AMP, porque argumentó que los intereses nacionales y de la comunidad mundial ‘son fuertemente afectados’ cuando estos actos ponen en riesgo a las tripulaciones y al comercio internacional.

‘La decisión se tomó después de realizar una investigación interna en la que se solicitó información a los agentes residentes y representantes legales de la nave, detectándose que la misma violó regulaciones internacionales de manera deliberada’, señaló la autoridad istmeña.

Esto hecha por tierra las especulaciones de medios internacionales de prensa y de los gobiernos estadounidense e israelí, de que la detención en el Estrecho de Ormuz formó parte de las tensiones creadas por las sanciones de Estados Unidos contra Irán y su apoyo por parte del Reino Unido.

El sitio oficial de la Armada de la Guardia de la Revolución Islámica (IRGC, por sus siglas en inglés) informó que el domingo 14 de julio ‘incautó al petrolero con 12 miembros de la tripulación cuando iba a entregar a buques extranjeros en zonas distantes el combustible de contrabando que había recibido de contrabandistas iraníes’.

Antes, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Abbas Mousavi, anunció que su país ayudó a un petrolero extranjero en el Golfo Pérsico después de captar una señal de auxilio del barco, que tenía dificultades técnicas y lo llevaron a las aguas iraníes donde harían la reparación necesaria.

El Riah, con el IMO 8816455 (número único de cada nave) y bandera panameña, apagó su rastreador la noche del sábado 13 de julio y desapareció del mapa de control de tráfico marítimo, lo que generó hipótesis malintencionadas, porque su última posición fue próxima a la isla Larak, en el Estrecho de Ormuz, frente a las costas iraníes.

acl/orm prensa-latina