San José, 2 may (PL) Medios de prensa costarricenses se hacen eco hoy del reconocimiento de la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, de los errores cometidos en sus dos años de Gobierno.

Durante su segundo informe a la nación, la primera mandataria en la historia de este país pidió la víspera una tregua para salir del atolladero en que se encuentra el Estado y recabó ayuda a todos los actores políticos, sociales y hasta la prensa, refiere el diario El País.

Nuestro Estado no está respondiendo con eficiencia y oportunidad a las expectativas y demandas ciudadanas. Ante esto, la ciudadanía opta por alejarse de nuestros llamados; se aparta de la vida pública y hasta llega a dudar de la democracia y de las intenciones de sus representantes, admitió.

Emisoras radiales y otros periódicos nacionales difunden este miércoles comentarios en torno a la alocución de Chinchilla, quien aceptó que las instituciones públicas tienen cada vez más problemas para cumplir con sus mandatos y para tomar las decisiones que el pueblo demanda.

Hoy la responsabilidad de impulsar y tramitar leyes la comparten los tres Poderes del Estado, en procesos que se vuelven confusos e interminables, y en donde el veto de las minorías termina por imponerse a la voluntad de las mayorías democráticamente electas, señaló.

También reconoció la necesidad de recuperar el balance de poderes para revertir el juego en el que, al final, nadie gana, y concordó con organizaciones sociales, sindicalistas, diputados y otros segmentos poblacionales, en que esa situación es insostenible.

A los problemas de diseño institucional se unen factores que los agravan, como el fraccionamiento y calidad de la representación política, explicó.

Estamos atrapados en una dinámica que, lejos de acercarnos a las soluciones, nos aleja de ellas y nos conduce a una pérdida de legitimidad de nuestras instituciones y a un deterioro de nuestra seguridad jurídica, acotó.

Chinchilla demandó hacer un alto en el camino, parar las recriminaciones, abrir las compuertas al debate responsable y, sobre todo, a la búsqueda de soluciones.

Anunció la creación de una comisión de notables para evaluar y proponer soluciones a la realidad costarricense, al mismo tiempo que remarcó el papel de los medios de comunicación para sostener lo que queda de la democracia en el otrora promovido como paraíso centroamericano.

rmh/ism