El pasado miércoles, una comitiva de seguridad del presidente colombiano fue víctima de un ataque en esa misma localidad.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, visita este viernes el municipio El Tarra, en el departamento del Norte de Santander, al oriente del país, donde el pasado miércoles fue atacada a tiros una comitiva presidencial por miembros de un grupo irregular que opera en esa región, frecuentemente golpeada por la violencia y el conflicto armado.

Medios locales informaron que el mandatario colombiano llegó en horas de la tarde para participar en un Consejo de Seguridad con la cúpula militar y de la Policía, alcaldes, el gobernador del departamento y liderazgos regionales, todo como parte de las acciones que adelanta por «la paz total» del país.

«En el Tarra, Norte de Santander. Vengo a hablar de paz, de desarrollo, del campesinado», expresó Petro en un mensaje que colgó en Twitter junto a una fotografía del lugar, donde fue recibido por las comunidades con música y actividades culturales.

El ministro de Interior, Alfonso Prada, detalló antes del viaje de Petro que el mandatario realizará actividades con las comunidades de la región del Catatumbo, «que históricamente ha recibido mucho hostigamiento de muchos factores de violencia que operan en el territorio».

«No vamos a dejar un milímetro de Colombia sin la presencia del Gobierno y sin acompañar a nuestros líderes sociales en esta lucha por la vida», agregó Prada momentos antes de salir hacia el Norte de Santander.

El pasado miércoles, informó la Presidencia de Colombia, seis hombres armados apostados en un retén ilegal le marcaron el alto a la caravana de seguridad presidencial que llegó a El Tarra ese día para preparar la visita del jefe de Estado.

Los escoltas no se detuvieron y los atacantes abrieron fuego contra los vehículos, logrando pinchar los neumáticos de uno y detener el tránsito de otro.

Tras el hecho, los agentes abandonaron los dos vehículos; mientras que un conductor de la Unidad Nacional de Protección fue retenido por al menos una hora. Sin embargo, ninguno de los involucrados resultó lesionado.

En el Norte de Santander operan distintos grupos armados ilegales, como narcotraficantes del Clan del Golfo, miembros de carteles mexicanos, bandas paramilitares y frentes guerrilleros de las disidencias de las FARC y del ELN. La región es una de las que más concentran cultivos ilícitos de coca en el mundo.