MOSCÚ (Sputnik) — Rusia era la única que podía haber ofrecido a Ucrania garantías viables, afirmó el vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dmitri Medvédev.

«Ningún vecino, por visceral que sea su odio hacia Rusia, puede ofrecerles garantías de seguridad algunas. Y nadie ahora admitirá a Ucrania en la OTAN. Los aliados serán rusófobos pero no suicidas. Es el resultado directo de la operación militar especial», publicó Medvédev en la red social Telegram.

El político, que ejerció la presidencia rusa de 2008 a 2012 y fue primer ministro de 2012 a 2020, agregó que «lo único que pudo haber proporcionado garantías de seguridad era un acuerdo con Rusia, pero las autoridades ucranianas, incentivadas por el dinero y los misiles occidentales, renunciaron a ello».

Medvédev puso un énfasis especial en que no puede haber garantías de seguridad para «Zelenski y compañía», argumentando que «en Ucrania se está lucrando ahora la firma Joseph Robinette Biden & Sons, pero los estadounidenses son egoístas empedernidos que solo trabajan en beneficio propio, por lo que el nuevo equipo no vacilará en arrojar las corruptelas ucranianas y a sus figurantes a la cloaca de la historia».

El jefe de la oficina presidencial de Ucrania, Andréi Yermak, dijo la víspera que un primer documento acerca de las garantías de seguridad internacionales para Kiev se dará a conocer el 29 o el 30 de agosto.

El funcionario hizo este anuncio tras reunirse con asesores de política exterior de los jefes de Estado y de Gobierno de Estonia, Eslovaquia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia y Rumanía. Dichos países forman parte de una nueva coalición diplomática informal, la llamada Iniciativa de Kiev, que fue presentada este lunes y que busca ayudar a Ucrania en la defensa de sus intereses de seguridad nacional.