Meses después de declarar la nacionalización del litio, el país latinoamericano conforma oficialmente la compañía estatal con la que planea aprovechar los yacimientos de este mineral tan codiciado por las industrias tecnológica y automotriz.

El presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió desde hace meses que no dejará a los corporativos extranjeros explotar el litio que se encuentra en suelo mexicano. En cambio, será una firma de propiedad pública la que controle esta actividad. Su nombre es Litio para México y su acrónimo es LitioMX.

El anuncio de la conformación de esta empresa se dio a conocer este 23 de agosto en el Diario Oficial de la Federación (DOF), donde quedaron asentados los primeros lineamientos para las actividades de exploración, explotación, beneficio y aprovechamiento del litio, mineral que es utilizado en el mundo para fabricar baterías recargables para prácticamente cualquier dispositivo electrónico o automóvil eléctrico. Tesla, por ejemplo, es una de las firmas que más requiere de litio para mantener su imperio tecnológico. Por ello se le ha llamado «el oro blanco del siglo XXI».

El Gobierno mexicano no está solo en esta industria. Otros países latinoamericanos poseen, también, importantes reservas. Bolivia es el mayor de ellos; de hecho, es la nación más rica en este mineral. Le siguen Argentina Chile, según datos de la US Geological Survey. México ocupa el décimo lugar de la lista. Estos cuatro países latinoamericanos ya han acordado conformar una alianza regional.

El Gobierno de López Obrador aclaró que el presupuesto y el ejercicio del gasto de LitioMX corresponderán únicamente al orden federal y estarán sujetos a las disposiciones contenidas en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

También se detalla en el documento que LitioMX se hará cargo de «la administración y control de las cadenas de valor económico de dicho mineral», ya que se trata de un mineral que es propiedad única y exclusiva de la nación.

Sin embargo, el Gobierno de México ha aceptado que hasta el momento no cuenta con la tecnología ni los conocimientos necesarios para explotar el litio de forma eficaz. Por ese motivo, ha establecido diálogos y acuerdos con naciones que sí saben, como Bolivia, Chile y Argentina. López Obrador niega que una empresa privada extranjera intervenga en el negocio.

El senador mexicano Ovidio Peralta compartió en sus redes sociales el documento oficial en el que se anuncia la creación de LitioMX.

En febrero de 2022, el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) identificó que Bolivia, México, Argentina, Chile y Perú contienen más del 67% de las reservas mundiales de litio.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, visitó Bolivia a principios de agosto y allí fue invitado a conocer el mayor desierto de sal en el mundo, Uyuni, el cual cuenta con importantes reservas de litio en salmueras.

Con miras a aprovechar el mineral estratégico, el Ministerio de Energías de Bolivia ha atendido solicitudes de empresas de Estados Unidos, China, Rusia y Argentina para explotar el recurso de manera coordinada.

Entre las firmas figuran Lilac Solutions (respaldada por la automotriz alemana BMW), Breaktrhough Energy Ventures (de Bill Gates), ambas de Estados Unidos, así como Energy X y la china CATL. También aspiran a aprovechar el mineral boliviano Tecpetrol, de Argentina; Uranium One; de Rusia, y Fusión Enertech, TBEA Co LTD y CITIC Gocuan Group Co., todas de China.

En junio pasado, el dueño de Tesla, Elon Musk, dijo que podría instalar su siguiente gigafábrica en territorio mexicano.

En una conversación con trabajadores de Tesla difundida por el medio Electrek, enfocado en movilidad, el magnate de origen sudafricano comentó que busca aumentar la producción de vehículos mediante nuevas unidades de fabricación de baterías de iones de litio.