Eric Holcomb se reunirá el 22 de agosto con la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, y posteriormente visitará Corea del Sur.

El gobernador del estado estadounidense de Indiana, Eric Holcomb, llegó este domingo a Taiwán para una visita oficial, convirtiéndose en el último funcionario del país norteamericano en llegar a la isla desafiando las advertencias de China, informa Reuters.

Holcomb, que arribó acompañado de una delegación, se reunirá el 22 de agosto con la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, y posteriormente visitará Corea del Sur. El gobernador indicó que su viaje servirá para fortalecer las relaciones económicas, académicas y culturales de Indiana con Taipéi y Seúl.

«Me llena de energía pasar esta semana estableciendo nuevas relaciones, reforzando las que ya existen desde hace tiempo y fortaleciendo las asociaciones sectoriales clave con Taiwán y Corea del Sur», escribió el político en su cuenta de Twitter, agregando que se compromete a «construir una economía del futuro con estos socios globales que están ayudando a impulsar a Indiana creando hoy las empresas del mañana».

Holcomb detalló que su estado «alberga 10 empresas taiwanesas y 12 surcoreanas». 

Se trata de la primera visita de un gobernador estadounidense a Taipéi desde el inicio de la pandemia del covid-19.

China ha llevado a cabo una serie de ejercicios militares en diferentes zonas costeras durante las últimas semanas, en medio de las crecientes tensiones desatadas en el estrecho de Taiwán tras el viaje a Taipéi de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, entre el 2 y el 3 de agosto, que provocó duras críticas por parte de Pekín. 

Asimismo, la semana pasada, otra delegación de legisladores estadounidenses aterrizó en la isla para reunirse con altos dirigentes taiwaneses.

  • Taipéi se autogobierna con una administración propia desde 1949. Desde entonces, ha conservado la bandera y algunos otros atributos de la antigua República de China, que existía en el continente antes de que los comunistas llegaran al poder. Pekín considera a Taiwán como parte irrenunciable de su territorio, y la mayoría de los países, incluida Rusia, reconocen a la isla como parte integral de la República Popular China.