El opositor venezolano Juan Guaidó critica la decisión de Colombia, presidida por Gustavo Petro, de reconocer a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela.

Dos días después de su investidura, Petro ratificó que buscará reactivar los lazos de Colombia con Venezuela, rotos por Caracas en febrero de 2019 a raíz que el entonces presidente colombiano, Iván Duque, reconoció a Guaidó como “presidente interino” de Venezuela.

“Hubiese esperado que su primera decisión [de Petro] no hubiese sido acercarse a quien hoy ampara el terrorismo mundial en Venezuela”, protestó el viernes Guaidó en una conferencia de prensa.

Guaidó denunció las recientes decisiones del flamante presidente de Colombia, como el proceso de reanudación de lazos con el Gobierno del presidente Nicolás Maduro y para reabrir las fronteras entre ambos países, así como el retiro del reconocimiento que le otorgó Iván Duque.

“Yo hubiese esperado que un presidente con ideología de izquierda habría empezado [por] hablar y proteger a los más vulnerables, no de hablar de un embajador u otro”, adujo el opositor venezolano, quien se autodenomina presidente, en alusión a las conversaciones entre autoridades de ambos países vecinos para designar nuevos embajadores como parte del proceso de normalización de relaciones bilaterales.

Sin embargo, dijo que buscará “mecanismos formales de comunicación” con el nuevo Gobierno de Colombia. “Hasta ahora no lo hemos hecho más allá de algunas reuniones informales”, afirmó Guaidó, negándose a dar más detalles.

Colombia y Venezuela restablecerán relaciones diplomáticas | HISPANTV

El presidente colombiano electo Gustavo Petro, ha decidido reactivar las relaciones con Venezuela, la medida traerá cambios significativos para ambos países.

En efecto, Petro anunció el jueves la designación del exsenador Armando Benedetti como nuevo embajador de Colombia en Caracas, mientras que Maduro había nombrado, poco antes, al excanciller Félix Plasencia como su representante diplomático en Bogotá.

Juan Guaidó, “presidente” sin presidencia

El 23 de enero de 2019 el entonces diputado Juan Guaidó se autoproclamó presidente encargado de Venezuela, en un acto de usurpación apoyado por la Administración estadounidense del expresidente Donald Trump que abrió las puertas al bloqueo y despojo de miles de millones de dólares en bienes y activos del Estado venezolano en el exterior.

Mientras que el líder opositor sigue lanzando acusaciones contra Maduro, el propio Guaidó se enfrenta a cargos que, según la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, sumarían al exdiputado “más de 200 años de cárcel”

Actualmente, con nuevos gobiernos progresistas en América Latina, muy pocos países de esta región reconocen a Guaidó como presidente de Venezuela. Incluso, Estados Unidos optó por dialogar con el Gobierno de Maduro en medio de grave crisis energética, dejando de lado al líder golpista que se ha quedado más solo que la una.

glm/ncl/mrg