Álvaro Leyva Durán anunció que la administración de Gustavo Petro está dispuesta a dialogar con las organizaciones criminales que así lo deseen.

El ‘Clan del Golfo’ y otras bandas criminales le están pidiendo al presidente electo una negociación que termine en el desmonte de sus estructuras criminales. De hecho, hasta un cese al fuego desde el próximo 7 de agosto le ofrecieron para demostrar su interés en frenar la guerra.

Entre los grupos que firmaron la carta aparecen las ‘Autodefensas Gaitanistas de Colombia’, ‘Los Rastrojos’, ‘Los Caparros’ y ‘Los mexicanos de Quibdó’, que reconocieron el “momento histórico” que atraviesa el país por la llegada de un mandatario de izquierda.

Entre las condiciones que ponen dichos grupos terroristas destaca que no quieren que sus miembros paguen cárcel, pues, argumentan, “está comprobado que no cumple con los fines de resocialización”. Además, señalan que la extradición solo debería aplicar en los casos en los que haya “ausencia de verdad, perdón, justicia, reparación y no repetición”.

Gobierno de Gustavo Petro, dispuesto a negociar con grupos ilegales

El designado canciller Álvaro Leyva Durán respondió este jueves a la comunicación. Según comentó, la administración entrante tiene plena disposición a sentarse a dialogar para buscar un acuerdo que permita la consecución de “la paz total”.

“Es lo que vamos a iniciar con muchos y a continuar con otros. Acá no se va a iniciar una conversación con el Eln, se va a continuar. Yo me siento muy satisfecho […]. Voy a estar muy presente. Habrá diálogo y vamos a buscar la paz total”, expresó.

Aunque no firmó el documento al que respondió el funcionario entrante, el Eln reafirmó hace un par de semanas su intención de negociar con Petro. A través de un comunicado, esa guerrilla señaló que confía en el “gran diálogo nacional” propuesto por el líder del Pacto Histórico.