La iniciativa «marca la entrada de la economía rusa en un nuevo período, la era de la tokenización», declaró el empresario Vladímir Potánin, uno de los impulsores del proyecto.

La plataforma de activos digitales Atomyze, aprobada oficialmente por el Banco de Rusia en febrero pasado, ha lanzado al mercado el primer token respaldado por paladio.

Dicho metal es uno de los productos clave que produce la compañía rusa Nornikel. El nuevo criptoactivo fue presentado el lunes por el presidente de la empresa, Vladímir Potánin.

«La aparición del primer token industrial de Rusia marca la entrada de la economía rusa en un nuevo período, la era de la tokenización», anunció el empresario, citado por la agencia Reuters. «A diferencia de las criptomonedas no seguras, donde la tecnología de las cadenas de bloques se aprovecha para maximizar el anonimato del usuario, los tokens industriales y de otro tipo están protegidos por activos físicos«, aseguró Potánin, añadiendo que el uso de la mencionada tecnología hace más seguras las transacciones.

La sociedad gestora Interros, propiedad de Potánin, fue uno de los primeros inversores de Atomyze. En el proyecto también se involucró el banco ruso Rosbank, en el que Interros también tiene participación, y el corredor de bolsa Vector X.

Nornikel es una compañía minera y metalúrgica que extrae y refina níquel, platino, cobre, plata, oro, cobalto y otros metales no férreos. En abril pasado, propuso un plan para abastecer la industria rusa con litio y reemplazar las importaciones, afectadas por las sanciones antirrusas. 

En marzo, expertos del mercado de metales advirtieron que las sanciones a Rusia podrían interrumpir el suministro de paladio ruso a los consumidores en Occidente, mientras que los demás proveedores serían incapaces de satisfacer la demanda. Ese mes, los precios del paladio se dispararon hasta un récord histórico, superando los 3.400 dólares por onza troy.