Además, el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, piensa que el conflicto entre Palestina e Israel es «el núcleo del problema en Oriente Medio» y no debe ser ignorado por la comunidad internacional.

EE.UU. «debería dejar de interferir voluntariamente en los asuntos de Oriente Medio y de intentar transformar la región según sus propios criterios», declaró este viernes el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, destacando que Pekín apoya el desarrollo independiente de los pueblos de Oriente Medio.

En medio de la gira oficial del presidente estadounidense, Joe Biden, por Oriente Medio, Wang Yi mantuvo una conversación por videoconferencia con su homólogo sirio, Faisal Mekdad, en la que declaró: «EE.UU. y otros países occidentales deberían abandonar sus viejos hábitos y dejar de señalar e interferir voluntariamente en los asuntos de Oriente Medio, así como abandonar el intento de transformar esta región según sus propios criterios». Añadió que Occidente «debe respetar la soberanía de las naciones de la región» y promover la paz allí.

De acuerdo con el canciller del gigante asiático, China «apoya firmemente a los pueblos de Oriente Medio para que exploren las vías de desarrollo de forma independiente», al igual que apoya a los países de la región «para que resuelvan los retos de la seguridad regional a través de la unidad y la superación». «China cree que los hermanos y hermanas de Oriente Medio tienen la capacidad y la sabiduría para mantener la paz y la estabilidad», afirmó el responsable de Asuntos Exteriores.

Además, Wang Yi señaló que el conflicto entre Palestina e Israel es «el núcleo del problema de Oriente Medio» y no debe ser ignorado por la comunidad internacional. «La difícil situación del pueblo palestino no debe continuar. China está dispuesta a reforzar la cooperación con todas las partes para que la cuestión palestina vuelva a ser una prioridad en la agenda internacional», afirmó.