En la protesta pacífica se exigió que no se desarrolle un proyecto de explotación minera de carbón en una zona de páramo.

La comunidad y grupos sociales del municipio de Turmequé, en el departamento de Boyacá, al sur de Colombia, marchó en contra de la minera de carbón que adelanta la empresa Guadalupe, por ir en contra de la vocación agraria del municipio.

En la protesta pacífica se exigió que no se desarrolle un proyecto de explotación minera de carbón en una zona de páramo; los ciudadanos reclaman el derecho a un ambiente sano y libre de contaminantes.

Los residentes de Turmequé, en la provincia de Marquéz, rechazan la concesión otorgada por la Corporación Autónoma Regional de Chivor (Corpochivor)  y Agencia Nacional de Minería (ANM) de Colombia para exploración y explotación de mineral de carbón en zona rural de este municipio.

Chivor es una corporación que ejecuta la política nacional ambiental, ejerciendo como autoridad y buscando la conservación de la biodiversidad y los ecosistemas en el suroriente de Boyacá.

Autoridades federal presentaron este viernes en una reunión convocada por la Procuraduría Regional de Boyacá el proyecto de exploración y explotación de carbón en 720 hectáreas entre los municipios de Turmequé,  Ventaquemada, Umbita y  Villapinzón.

En fecha reciente, líderes sociales y ambientales de Turmequé, se reunieron con algunas autoridades para expresarles su inconformismo frente a la situación y su preocupación ante la inminente explotación porque la empresa ya contaría con los permisos y licencias.

Según Aura Quintana, consejera municipal de juventud, la SAS Guadalupe es la que está interesada en explotar carbón dentro de un área de 797 hectáreas, situación que afectaría en buena medida las zonas de páramo de Turmequé, Ventaquemada y Villapinzón (Cundinamarca).

Para ambientalistas, la administración municipal esta adelantando permisos para abrir minas de carbón, cometiendo un ecocidio en el Paramo, al destruir fuentes de agua, flora y extinguiendo la fauna.

Según Marleny Muñoz, líder social y ambiental de Turmequé, a ella y a una buena cantidad de habitantes de la región, les preocupa el hecho que Corpochivor haya levantado las medidas preventivas que tenía en contra de la empresa minera y que por consiguiente cuente con los permisos y licencias.

“Somos un municipio de páramo, me preocupa muchísimo que esta empresa ya cuente con el título y la licencia ambiental para trabajar, la explotación se ubicaría en la vereda Chinquira, un sector que se caracteriza por poseer un territorio inestable” describió.

La lideresa ambiental aseveró que la explotación en pleno tendrá consecuencias directas sobre la población y los ecosistemas de la región, sobre todo porque se liberarán metales pesados que afectarán las fuentes hídricas, las plantas y la calidad de vida de todos los seres que habitan en la región.