Turquía prometió apoyar el ingreso de Finlandia y Suecia a la OTAN y firmó un memorándum de varios puntos con los dos países. Un politólogo turco explica si esta medida es capaz de afectar las relaciones entre Ankara y Moscú.

El politólogo Onur Sinan Guzaltan, de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, opina que el acuerdo que firmó Ankara con Helsinki y Estocolmo no es más que un resultado de las políticas equilibradas de las autoridades de Turquía que por el momento entran en la carrera electoral. De esta manera, Ankara simplemente intenta «aliviar la presión por parte de Occidente».

Pero, ¿es posible que esta medida afecte las relaciones entre Turquía y Rusia? Cabe recordar que Ankara en su momento se negó a unirse a las sanciones antirrusas impuestas por los países aliados de Washington en respuesta a la operación militar especial en Ucrania.

«Por el momento, las relaciones entre Turquía y Rusia son bastante fuertes, por lo que no creo que dicho acuerdo pueda dar lugar a una ruptura», opina Guzaltan.

El interlocutor de Sputnik subraya que la expansión de la OTAN «amenaza a los intereses nacionales de Turquía» y que «no hay garantías de que en el futuro, Suecia, Finlandia u otro Estado miembro de la OTAN no comience a apoyar a las organizaciones terroristas antiturcas». Recuerda que EEUU «ha apoyado durante varios años» las estructuras que representan una amenaza para la seguridad de Turquía.

«Al fin y al cabo, el memorándum no es más que una solución temporal, mientras que los caminos de Turquía y la OTAN —que tienen distintos intereses geopolíticos— se van a separar tarde o temprano», concluye el politólogo.