En opinión de Zoran Milanovic, tras la imposición de las restricciones los combustibles rusos «se irán a otro lugar, porque la demanda es grande».

El presidente de Croacia, Zoran Milanovic, cuestionó este martes la efectividad de las sanciones impuestas por la Unión Europea contra Rusia tras el inicio del conflicto ruso-ucraniano.

«Las sanciones no funcionan. Ni el rublo ha caído, ni Rusia las siente», dijo el mandatario a los periodistas en Zagreb, según el portal N1. «Los ciudadanos europeos pagarán el precio, Putin sonreirá con satisfacción, y ese petróleo y gas se irán a otro lugar, porque la demanda es grande», continuó.

Asimismo, Milanovic criticó la incoherencia de la política de la UE en cuanto a las restricciones económicas contra Moscú. «Las razones dadas por la Unión Europea para no imponer el embargo de gas ofenden el sentido común. Impongan entonces un embargo completo», señaló.

El embargo petrolero, acordado por los países miembros del bloque el lunes, afectará a Croacia, deploró Milanovic. Citó como un ejemplo positivo la postura de Hungría, que se aseguró la continuación del suministro del crudo ruso.

«Nadie le pregunta nada a Croacia porque nosotros no hacemos preguntas», dijo el mandatario.