De acuerdo con la CNBC, las posibles razones podrían haber sido las terribles condiciones de los lugares de servicio, el estrés y los problemas de salud mental de los militares. 

La Armada de Estados Unidos ha visto un fuerte aumento en el número de efectivos que han desertadosegún los datos recopilados por la cadena CNBC y difundidos este jueves.

El medio detalla que en el 2021 la cifra de marineros que desertaron del servicio militar alcanzó los 157 efectivos, lo que supone un fuerte incremento de casi el 150% en comparación con el 2019, cuando se registraron solo 63 casos. Mientras, en el 2020 desertaron 98 efectivos.

De acuerdo con los datos de la CNBC, la mayoría de los desertores tenían 25 años o menos en el momento de abandonar el servicio. Se indica que las posibles razones podrían haber sido las terribles condiciones de los lugares de acuartelamiento, el estrés y problemas de salud mental.

Asimismo, la cadena citó a marineros que sirvieron o sirven actualmente en el portaviones USS George Washington. Aunque el buque está atracado desde hace unos años en el estado de Virginia para una revisión, los efectivos todavía viven en el barco y al menos 5 de ellos se suicidaron durante el último año, explica la CNBC, agregando que las fuentes denunciaron las «casi inhabitables» condiciones e informaron que el ruido constante de los trabajos de reparación les hacía imposible dormir, además de carencias de agua caliente y electricidad.

Los expertos en derecho militar han indicado que los contratos, que pueden requerir hasta 6 años de servicio activo, dejan a los marineros con alternativas extremas: morir por suicidio o huir y enfrentarse a duras consecuencias, incluyendo pasar años en prisión, convirtiéndose en parias para la sociedad. «Se sienten atrapados», afirma Lenore Yarger, consejera de recursos de la GI Rights Hotline, una ONG especializada en asesoramiento militar.

Necesidad de modernización

En paralelo, el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., declaró este sábado que las Fuerzas Armadas del país no pueden aferrarse a los conceptos y las armas de antaño, sino que deben modernizarse y desarrollar urgentemente fuerzas y equipos que puedan disuadir o, de ser necesario, ganar en un conflicto global, recoge AP. El alto militar afirmó que el mundo es cada vez más inestable y las grandes potencias planean cambiar el orden mundial.

«El mundo […] tiene el potencial de un importante conflicto internacional entre grandes potencias. Y ese potencial está aumentando, no disminuyendo», dijo Milley a los cadetes que se gradúan de la Academia Militar de EE.UU. en West Point. «Cualquier superposición que nosotros, EE.UU., hayamos disfrutado militarmente durante los últimos 70 años se está reduciendo rápidamente, y EE.UU. será desafiado, y de hecho ya está siendo desafiado, en cada dominio de la guerra, el espacio, el ciberespacio, el mar, el aire y, por supuesto, la tierra», añadió.