La historia no suele ser inmutable, depende de la comprensión del momento vivido y del descubrimiento de los hechos, este pensamiento hace difícil decir que sirve más a tu país o al continente latinoamericano. Pero al abordar un análisis reciente, Hugo Chávez anticipó temas cruciales para el desarrollo no solo de su nación, sino principalmente de un grupo latino en Norteamérica.

Lula sigue a Chávez al decir que creará una moneda latinoamericana
No es una comparación, sino la constatación de que Lula, a pesar de su convicción inclusiva, ahora comienza a poner en práctica ideas que Chávez y Fidel Castro plantearon como primordiales, aún iniciadas con ALBA.

En sus discursos, Hugo Chávez pidió con insistencia o firmó la «desviación del dólar». En noviembre de 2008, junto al presidente Rafael Correa de Ecuador, durante una visita a Caracas, propuso la creación de una moneda que llevaría el nombre de “Sucre”, acrónimo de Sistema Único de Compensación Regional, que sería utilizada por el países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA).

“Estamos haciendo una propuesta de dinero, pero no podemos recaudar dinero solos”, dijo Chávez al canal estatal Venezolana de Televisión (VTV). Este paradigma incluiría desde un principio a Venezuela, Ecuador, Cuba, Nicaragua y Bolivia.

En otros tiempos y lugares, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva defendió (30/4), repitió y revivió a Chávez, afirmando que creará una moneda única en América Latina como parte de la ampliación de las relaciones entre los países de la región.

Más que un reconocimiento, demuestra lo adelantado a su tiempo que era el venezolano. Su acción política y protagonismo no contó con la inserción de Brasil en ese momento, aun cuando estaba gobernado por Lula. El gigante sudamericano tiene frecuentemente un congreso con mayoría liberal y el presidente brasileño prefirió no iniciar esta lucha, que es fundamental para el continente, facilitando además la industria y los servicios regionales, lo que sin duda beneficiaría al gigante del sur por tener la mayor economía del continente, con una demanda creciente debido a la facilidad de una moneda unificada.

“Vamos a restablecer nuestra relación con América Latina. Y si Dios quiere, vamos a crear una moneda en América Latina, porque no existe la dependencia del dólar”, dijo durante el discurso en el Congreso Electoral de un partido de izquierda cuando se incorporó a la campaña ‘Socialismo y Libertad’ (PSOL). La elección tendrá lugar en octubre en una primera vuelta.

Ayudaría a las naciones a no generar ventas externas nocivas con precios bajos, con el objetivo de obtener dólares para pagar compras o deudas en el mercado internacional dolarizado. Y una vez más cambio por moneda nacional, costando más por las tasas en la doble operación. El plan de gobierno de Lula no está finalizado y debería estar concluido en semanas.