Comunicado desde Moscú

El Partido Comunista de la Federación Rusa publicó el jueves 24 de febrero de 2022 por la tarde una declaración en su página web sobre la situación actual en Ucrania:

El pueblo ucraniano no debe convertirse en víctima del capital global y de los clanes oligárquicos. (…) Tras el llamamiento de los líderes de la República Popular de Donetsk (DNR) y de la República Popular de Lugansk (LNR), las autoridades estatales rusas lanzaron una operación político-militar para obligar a los provocadores nazis a hacer la paz. Las medidas adoptadas tienen por objeto garantizar la paz en el Donbass y proteger a Rusia de las amenazas cada vez más agudas de Estados Unidos y la OTAN.

La militarización de Europa del Este tras la disolución del Pacto de Varsovia es evidente. Las intenciones agresivas de Washington se vieron claramente en la destrucción de Yugoslavia. Los objetivos de las autoridades estadounidenses y sus satélites de la OTAN de esclavizar a Ucrania no deben hacerse realidad. Estos planes agresivos suponen una amenaza crítica para la seguridad de Rusia. Al mismo tiempo, contradicen fundamentalmente los intereses del pueblo ucraniano.

Estados Unidos quiere mejorar su competitividad en el mundo global a cualquier precio. No se avergüenzan de que las sanciones contra Rusia, el torpedeo del Nord Stream 2 y la amenaza de guerra en Europa están causando fuertes pérdidas económicas a los países de la eurozona. Es especialmente importante que los pueblos del mundo reconozcan hoy el carácter aventurero de las políticas de Washington y recuerden la experiencia del amplio movimiento antibélico. La creación de este movimiento garantizaría la solidaridad con los pueblos amantes de la paz de Rusia y Ucrania y protegería su derecho a desarrollarse por sí mismos.

El CPRF parte de la necesidad de eliminar los resultados de muchos años de banderización de Ucrania. La política real en su territorio la dictan en gran medida los nacionalistas fanáticos. Aterrorizan al pueblo ucraniano e imponen un rumbo político agresivo a los órganos del Estado. Al «ceder» a esta presión, Selenskyi ha traicionado los intereses de sus conciudadanos, que le eligieron presidente de la paz en el Donbass y de la buena vecindad con Rusia.

En un momento en que la Federación Rusa se compromete a proteger a los ciudadanos del Donbass, los refugiados y los civiles de la DNR y la LNR deben recibir toda la ayuda posible. Hacemos un llamamiento a toda la sociedad para que les proporcione la ayuda y el apoyo necesarios.

Es urgente obligar a los provocadores de Kiev a hacer la paz y frenar la agresividad de la OTAN. Sólo la desmilitarización y la desnazificación de Ucrania garantizarán una seguridad sostenible para los pueblos de Rusia, Ucrania y toda Europa. Consideramos importante utilizar plenamente los métodos de la diplomacia popular y la cooperación humanitaria en la lucha por la paz y para evitar el resurgimiento del fascismo.

En términos estratégicos, la posición del CPRF es bien conocida: La garantía más importante para la paz, la creación y el desarrollo es el movimiento hacia el progreso social y la justicia social, hacia el socialismo.