Alrededor de las 3 de la mañana arribó el cuerpo sin vida de Beatriz Cano al municipio de Santander de Quilichao.”Beatriz” una compañera, una hermana, ella no ha muerto y desde el sentir de cada colectivo de comunicación fue una mujer que se enamoró del pueblo, se enamoró de la lucha digna que palpita en cada rincón del territorio, encontró que era su lugar indicado nuestra Uma Kiwe, Beatriz retumba en los sueños de cada Comunicador que seguiremos caminando su palabra .

Mensaje de Condolencias para la familia CANO, desde el territorio indígena de Jambaló Cauca. Honramos la memoria de BEATRIZ CANO por su lucha incansable, desde el proceso de la Comunicación indígena, siendo ella una paisa en medio de cientos y miles de indigenas que recordamos por tus aportes y tus conversas periodísticas en cada territorio y escenario donde con tus pasos y palabras dejaste tus huellas, el cual siempre recordaremos.

Sabemos que es difícil aceptar que ya no esté con nosotros, pero seguramente, Dios tenía planes más grandes para ella; sin embargo, siempre estará en nuestros corazones. Desde el mundo de la comunicación y quienes hacemos parte de estos procesos, estamos seguros de que sus palabras harán eco en la mente ycorazones de quienes compartimos momentos, algunos felices y a veces tristes, pero así es el proceso.

Las balas asesinas callaron tu voz, pero la voz de tu pueblo resplandece con muchoa más fuerza, nuestras más sinceras condolencias a la familia en este duelo. Rezamos para que el buen Señor cuide las almas de aquellos que quedaron desolados después del trágico incidente.

Nadie podrá entender lo dura que es una separación, cuando una de apreciada y querida compañera nos deja, la buscamos y no podemos encontrarla, le hablas y no te puede escuchar, esperas y no llega. Solo nos queda el recuerdo eterno de nuestra querida compañera Beatriz Cano en nuestros corazones. Finalmente “no Se muere quien se va, si no quien se Olvida” Vete tranquila, descansa y desde lo mas alto brilla para que nos ilumines en este camino de oscuras adversidades.