Por Félix Carrillo Hinojosa

Desde distintos sectores de la Colombia nuestra, se hacen sus respectivos balances, los cuales emergen desde lo más íntimo del mundo político, social y económico, dejando un variable arcoiris de opiniones que tendrán en su interior muchas verdades y contradicciones.Lo real, son las infiltraciones que las marchas han tenido, cuya salida facilista por parte del gobierno, es decir que el gobierno de Venezuela, disidencia y elenos, son los responsables de la vandalización y que el ideólogo de los bloqueos y la continuidad del paro, es el senador y figura política de la Colombia Humana, Gustavo Petro Urrego.

Es importante que el gobierno de Colombia presenten el acerbo probatorio para que sus argumentos no sean solo, “una eterna cortina de humo”. Lo real es el saqueo, deterioro del bien público por parte de infiltrados, en donde muchos de ellos, son policías vestidos de civil. De esto, hay todas unas pruebas de audios y documentales audiovisuales que dan fe, de esa verdad que han tratado de ocultar.

Lo real son las desapariciones forzadas de personas, delitos contra la vida, la integridad moral y sexual, que producto de esta investigación preliminar, desarrollado por una delegación argentina, reconocida en la defensa de los derechos humanos, quien recién visitó a Colombia y visitó a quince poblaciones y recogió de viva voz, los testimonios de viva voz que dan fe de esas vejaciones.

Producto de ese informe recogido en trece páginas, los peritos especializados en DDHH, pudieron desnudar la realidad que se vive en la actualidad en Colombia, en donde jóvenes mujeres y hombres fueron retenidos de manera irregular, llevados a sitos oscuros y en total estado de indefensión fueron sometidos a toda clase de vejámenes.

Se destacan los capítulos “Presentación”, “El despliegue represivo del estado colombiano”, “Las víctimas”, “Rol de la ibstitucionalidad”, “Acerca de los delitos cometidos” y “Violaciones de los DDHH en territorios recorridos por la Misión Internacional de Solidaridad y Observación de Derechos Humanos”, recogidos en las poblaciones de Cali, Jamundí, Siloé, Timbío, Yumbo, Cauca, Popayán, Medellín, Pereira, Santander de Quilichao y Bogotá, entre otras.La conclusión es “que el Estado colombiano de be ser investigado porque en el marco del paro nacional y a través de sus fuerzas de seguridad regulares e irregulares, habría desaparecido, asesinado, torturado, abusado, perseguido, amenazado e intimidado a vastos sectores del pueblo colombisno”.Este trabajo preliminar dará lugar a uno final, que será presentado en Buenos Aires en próximos días.

Esta nueva realidad, a la que se sumarán cientos de investigaciones que serán presentadas luego, como denuncias en el CID, OEA, DDHH, ponen a Colombia en el ojo del huracán con serias consecuencias”.#Desdemiraya

Félix Carrillo Hinojos

@felixcarrillooficial