Por Félix Carrillo Hinojosa

Colombia es el país del eterno retorno. Siempre vuelve a lo mismo. Se queja de lo pudo ser y no fue. Desprecia a los candidatos que dicen verdades, quienes se vuelven incómodos, aún en la misma CIUDADANÍA y terminan entregados, olvidados, maltratos y cuando fallecen vienen las acciones más contradictorias: “decretos póstumos, discursos falsos, dicen en ese momento lo que en vida no se atrevieron a decirle a esas personas, que siempre esperaron la ayuda, que nunca llegó. Hasta lo lloran y cargan el cajón”.

Así es nuestra gente, cuya confiabilidad sigue en saldo rojo, en donde se habla, se prometo por los santos y cuantas vírgenes hay, que su palabra es acción sagrada. Todo eso lo hacen para obtener lo que se proponen, luego de obtenerlo, viene la tragedia para esa CIUDADANÍA que votó ese discurso incierto.El político en Colombia, es mentiroso en un 90% de su accionar.

Echar carreta es una virtud que camina a pasos agigantados, en detrimento de la CIUDADANÍA.”El sálvese quien pueda” es una realidad que la tiene es un caos mental, hecho que el gobierno por sus pobres acciones en la salud pública, no la asume como debe ser. No se necesita tener un gobierno asistencialsta y proteccionista como el que tenemos, sino que deje de ser un “derrochador” a manos llenas.La burocracia se tragó a un País, que tiene con que ser uno de los mejores en América del Sur, pero mientras no haya acciones con justicia social, para aquellos de menos condiciones económicas, sociales y políticas, “no dejaremos de ser unos ricos pobres”.

Los generadores del estado de postración en que se encuentra la CIUDADANÍA, no son otros distintos a quienes manejan el GOBIERNO desde lo local, regional y nacional, con su complicidad de esa CIUDADANÍA, por dejarse llevar al matadero por un billete de cincuenta mil, unas tejas, bolsas de cemento y ladrillos, que se volvió una constante en la vida de ella. “Un habitante de calle” que camina sin rumbo fijo, abandonado por el GOBIERNO, qué responsabilidad tiene frente a la CORRUPCIÓN, al robo descarado que de ella hacen sus gobernantes?Una mujer prostituida, con hijos, sometida y abandonada por el GOBIERNO, qué puede hacer frente a su oprobiosa situación?Qué puede hacer esa violentada CIUDADANÍA, ante la realidad que vive desde hace muchos años y frente a estos malos GOBIERNOS, que la tiene sin serias conquistas sociales.Ella tiene una sola salida: “Organizarse, ponerse firme y decirle NO MÁS a la corrupta clase política que degradó el buen hacer política social”. “NO VOTAR por el menos malo, ni por el que diga él y mucho menos con ODIO y Miedo”. “EL VOTO en las próximas elecciones, si es OBLIGATORIO, porque las malas prácticas arrinconaron a COLOMBIA”. #Desdemiraya

Colombia es el país del eterno retorno. Siempre vuelve a lo mismo. Se queja de lo pudo ser y no fue. Desprecia a los candidatos que dicen verdades, quienes se vuelven incómodos, aún en la misma CIUDADANÍA y terminan entregados, olvidados, maltratos y cuando fallecen vienen las acciones más contradictorias: “decretos póstumos, discursos falsos, dicen en ese momento lo que en vida no se atrevieron a decirle a esas personas, que siempre esperaron la ayuda, que nunca llegó. Hasta lo lloran y cargan el cajón”. Así es nuestra gente, cuya confiabilidad sigue en saldo rojo, en donde se habla, se prometo por los santos y cuantas vírgenes hay, que su palabra es acción sagrada.

Todo eso lo hacen para obtener lo que se proponen, luego de obtenerlo, viene la tragedia para esa CIUDADANÍA que votó ese discurso incierto.El político en Colombia, es mentiroso en un 90% de su accionar. Echar carreta es una virtud que camina a pasos agigantados, en detrimento de la CIUDADANÍA.”El sálvese quien pueda” es una realidad que la tiene es un caos mental, hecho que el gobierno por sus pobres acciones en la salud pública, no la asume como debe ser. No se necesita tener un gobierno asistencialsta y proteccionista como el que tenemos, sino que deje de ser un “derrochador” a manos llenas.

La burocracia se tragó a un País, que tiene con que ser uno de los mejores en América del Sur, pero mientras no haya acciones con justicia social, para aquellos de menos condiciones económicas, sociales y políticas, “no dejaremos de ser unos ricos pobres”.Los generadores del estado de postración en que se encuentra la CIUDADANÍA, no son otros distintos a quienes manejan el GOBIERNO desde lo local, regional y nacional, con su complicidad de esa CIUDADANÍA, por dejarse llevar al matadero por un billete de cincuenta mil, unas tejas, bolsas de cemento y ladrillos, que se volvió una constante en la vida de ella.

“Un habitante de calle” que camina sin rumbo fijo, abandonado por el GOBIERNO, qué responsabilidad tiene frente a la CORRUPCIÓN, al robo descarado que de ella hacen sus gobernantes?Una mujer prostituida, con hijos, sometida y abandonada por el GOBIERNO, qué puede hacer frente a su oprobiosa situación?Qué puede hacer esa violentada CIUDADANÍA, ante la realidad que vive desde hace muchos años y frente a estos malos GOBIERNOS, que la tiene sin serias conquistas sociales.Ella tiene una sola salida: “Organizarse, ponerse firme y decirle NO MÁS a la corrupta clase política que degradó el buen hacer política social”. “NO VOTAR por el menos malo, ni por el que diga él y mucho menos con ODIO y Miedo”. “EL VOTO en las próximas elecciones, si es OBLIGATORIO, porque las malas prácticas arrinconaron a COLOMBIA”. #Desdemiraya

Félix Carrillo Hinojosa |@felixcarrillooficial