Por Félix Carrillo Hinojosa

La radio, prensa y televisión en Colombia, ha jugado un papel determinante frente a la manera como se presentan los hechos. Los que optaron por defender la voz oficial han perdido credibilidad, audiencia y ante todo, el respeto que deben tener al comunicar.De manera abierta muestran sus dientes, al defender las posturas que vienen del centro de poder, hecho que los ha llevado a convertir este noble oficio en una construcción ficcionaria en detrimento de la verdad.

Lamentable, que esos grandes imperios comunicacionales, hayan decidido alejarse de la verdad, para confabularse con quienes construyen hechos, que van en detrimento de la vida.La mayoría de estos medios, atraviesan por una difícil situación financiera y una de las razones de este mal momento, se debe a la postura seria del oyente, lector y televidente, que decidió alejarse de ellos y castigarlos por la suicida postura de hacerle creer a un país, que todo está bien, cuando la situación es otra.

La puja por continuar en un estado de confort, recibiendo el beneplácito de papá gobierno, le hizo perder todo lo ganado a medios como La Revista Semana, El Tiempo, El Colombiano, El Heraldo, Radio Caracol, Blu Radio, RCN Radio, W Radio, FM Radio, Red Noticiasy otros tantos, que se sumaron a la construcción de una mala caricatura sin equilibrio, que afea la comunicación en Colombia.

En contraposición a esa fracturada posición periodística, están los valientes medios independiente que decidieron jugársela con la verdad y cuestionar los hechos, no importa quienes sean sus protagonistas y qué intereses defienden. De ellos podemos rescatar lo que hace El Espectador, los caricaturistas Matador, Bacteria, Alberto Martínez, María Ximena Duzan, Catherine Juvinao, Yolanda Ruiz, Gustavo Gómez, Canal Tres, Laura Gil, Canal 2, la radio y televisión regional, entre otros, que sumado a la labor de denuncia, que muchos ejercen desde las redes, quienes le comunican al mundo lo real, se ha podido poner en contexto y el equilibrio que debe cubrir a la información periodística, lo que el gobierno con la complicidad de esos medios, tratan de esconder en detrimento de la verdad, el objetivo fundamental de la comunicacion.

Es una verdad innegable, que antes, dentro y fuera del paro, los medios que no entendieron su compromiso con ese noble oficio como lo es el periodismo y el respeto que se le debe brindar a la ciudadanía, la inmensa mayoría del colombiano decidió apagar y NO leer a esos bufones de la comunicación.Es de advertir, que esos medios plegados a los centros de poder, en contraposición, esperan los salvavidas correspondientes para poner a paz y salvo, sus estados en rojo.Apoyo total, para aquellos valerosos comunicadores que están de pie, diciéndole al mundo que los muertos, desaparecidos, retenidos, corrupciones y desgobierno es el pan de cada dia”. #Desdemiraya

Félix Carrillo Hinojosa