Texto y FotosPL: Sinay Céspedes Moreno *

Quito (Prensa Latina) La Revolución Ciudadana, movimiento de la coalición Unión por la Esperanza (UNES), avanza junto y por el pueblo, aseguró el exvicecanciller y precandidato a asambleísta nacional en las próximas elecciones generales de Ecuador, Kintto Lucas.

Con esa aseveración comenzaron las reflexiones del político, que en entrevista con Prensa Latina hizo un balance de la lucha de la organización, liderada por el expresidente de la República Rafael Correa, contra intentos de impedir su participación en los comicios generales, fijados el 7 de febrero de 2021.

Sus comentarios llegaron al calor de la celebración, a nivel nacional, del fallo del Tribunal Contencioso Electoral (TCE), dictado el 18 de octubre último contra una impugnación interpuesta por el partido Ahora que buscaba eliminar de las inscripciones al binomio presidencial Andrés Arauz-Carlos Rabascall.

‘Ni la lluvia, ni las trampas, ni las persecuciones paran al pueblo. El camino está trazado: vamos rumbo a la victoria del Binomio de la Esperanza. Caminamos unidos, en minga, todas las Voces, Manos y Vientos, en una Pueblada de Colores para Recuperar el Futuro’, sentenció.

Sobre la senda que recorrió UNES en el contexto del proceso electoral, alertó que la aceptación del denominado Binomio de la Esperanza fue casi transformada en un vía crucis.

‘La realidad nos ha demostrado que prácticamente desde la persecución a Rafael Correa no solo se intentó sacar de la partida a quien sabían que ganaba las elecciones por el apoyo popular que tiene, sino todo lo que pudiese ser parte de su legado’, señaló.

Al respecto, explicó que tras la pérdida de derechos políticos del exmandatario, sentenciado por el Caso Sobornos -ampliamente denunciado como un ejemplo de judicialización de la política en Ecuador y América Latina-, comenzó la persecución contra el gran conglomerado del llamado correísmo, entre ellos Arauz y Rabascall.

‘Todas las trampas y piedras que pusieron en el camino eran parte del proceso local para tratar de liquidar no solo el correísmo, sino al progresismo en general, pues hay un proceso internacional que ataca mediante la persecución política y el golpe electoral’, recalcó.

En el caso de Ecuador, consideró que la protesta popular resultó fundamental para mantener la presencia de UNES y la Revolución Ciudadana en la contienda, en la cual estarán representados por el partido Centro Democrático.

‘Se ha demostrado cómo el pueblo movilizado tiene un poder de convencimiento muy importante, además de dejar en evidencia internacional lo que se estaba gestando aquí, un golpe electoral, por suerte frenado por la ciudadanía y la presión desde el exterior, que puso en evidencia el irrespeto a la democracia en Ecuador’, advirtió.

Asimismo, comentó sobre los desafíos de la fuerza progresista que aglutina a representantes de la mayoría de los sectores de la sociedad (campesinos, indígenas, intelectuales, mujeres, jóvenes, afrodescendientes, amas de casa, personas con discapacidad, entre otros).

‘Aunque la campaña oficial es a partir el 31 de diciembre próximo, de ahora en adelante viene un periodo de debate, de posicionamiento en comunidades, barrios, pueblos, a donde va a llegar el mensaje de UNES y del progresismo’.

En su criterio, ese será un proceso reivindicador de la historia de las luchas sociales y políticas, y también consolidará una nueva propuesta frente al neoliberalismo.

Al ofrecer el balance general de las jornadas de manifestaciones, extendidas durante casi una semana frente a la sede del TCE, Lucas consideró la resistencia social como un triunfo indiscutible.

Sobre el Tribunal, estimó que de alguna forma asumió posturas importantes en el sentido legal, pues debió reconocer el cumplimiento de todas las normativas por parte de la dupla.

En el plano político sostuvo que por ser la Revolución Ciudadana una de las fuerzas más aglutinadoras, dejarla fuera de las justas era vetar la participación de un gran conglomerado de ecuatorianos, mientras de acuerdo con el sentido común, de no aprobar la continuidad del binomio en la lid, habría movilizaciones de rechazo.

La gente está indignada por toda la realidad, por las muertes y represión de octubre de 2019, por los miles de muertos registrados debido a la pandemia de Covid-19, por la negligencia de este gobierno (…) y se iba a indignar mucho más cuando el binomio que empezaba a sentir que lo representaba como parte de la desazón y la decepción, también era eliminado, ahondó.

‘De ahora en adelante hay una tarea ardua y nuestro deber es llevar el mensaje del progresismo a cada rincón del Ecuador’, insistió.

Con una amplia trayectoria en la política, el aspirante a legislador estimó que la Asamblea Nacional es uno de los poderes con menor credibilidad hoy, por tanto, uno de los puntos fundamentales de la nueva instancia será recuperar la confianza del pueblo.

‘En ese sentido será necesario, primero, retomar un vínculo con la gente, para lo cual se requiere legislar a favor de esos sectores’, dijo.

La propuesta de UNES incluye trabajar desde el parlamento en temas como la soberanía alimentaria, pequeños y medianos propietarios, agricultura familiar campesina, la interculturalidad y plurinacionalidad, llevar a normas lo establecido en la Constitución para involucrar a esos sectores en la participación desde el Estado.

Si bien se han conquistado derechos, todavía falta mucho por hacer en la consolidación de políticas púbicas, apuntó y también mencionó como fundamental la reinstitucionalización del país, la cual describió como rota en los niveles judicial, de Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, y en general.

Trabajar con y para el pueblo es la máxima de la Revolución Ciudadana, de UNES y del Centro Democrático en las justas de 2021, cuando los votantes elegirán el próximo presidente, vicepresidente, miembros de la Asamblea Nacional y del Parlamento Andino.

arb/scm

*Corresponsal de Prensa Latina en Ecuador