Los habitantes de los municipios de la región del Urabá antioqueño, Carepa, Chigorodó, Apartadó y Turbo están confinados desde el miércoles 15 de julio de 2020. El eje agroindustrial bananero , cientos de empresas y sus trabajadores, el comercio, están en “Cuarentena por la Vida” hasta el próximo martes 21 debido a los altos índices de contagio por el Coronavirus Covid 19. Como el país y el mundo esta pandemia ha dejado al descubierto la fragilidad del sistema de salud de la mayoría de los municipios colombianos y antioqueños en particular, con servicios privatizados e inalcanzables para los miles de pobladores.

En el caso de la región de Urabá queda igualmente al desnudo el carácter inmisericorde y explotador de poderosos empresarios de la industria del banano que no desaprovechan la pandemia para sacar hasta la última gota de sangre a los trabajadores de las plantaciones, sin importar la exposición de los obreros y sus familias a caer en la garras del mortal virus.

Hablando acerca de esta situación de la “Cuarentena por la Vida” asegura el dirigente del Sindicato de los Trabajadores Bananeros Sintracol, Richar Monterrosa con la pandemia en urabá atraviesan una delicada problemática que describe así: “es que se están contagiando muchos trabajadores bananeros y las empresas los mandan a aislamiento, las EPS no les generan las respectivas incapacidades y las empresas tampoco les pagan el tiempo, razón por la cual los trabajadores muchos de ellos que son asintomáticos se quedan callados sin comentar su estado de salud, regando el virus en las fincas si es del caso de estar contagiados”.

Agrega que empezó en Urabá una cuarentena por la vida, pero los únicos que cerraron sus actividades son los pequeños comerciantes, la posición de nuestro sindicato Sintracol es que se debió cerrar todas las actividades en la zona ya que el contagio cada días es más preocupante y tenga por seguro que los empresarios no se van a quebrar por 6 días de cierre de las actividades.

Advierte que los empresarios para tomar esas determinaciones cuentan con que tienen un sindicato mayoritario, cuyos principales cabezas son unos arrodillados que no miran que lo que está en juego es la vida de los trabajadores que estan desprotegidos en estos momentos frente al Coronavirus.

“Es grave la pandemia, pero más grave es que existe una confabulación de las EPS, las A R L, directivos del sindicato Sintrainagro y los empresarios bananeros”, afirma el dirigente del Sindicato de los Trabajadores Bananeros Sintracol.

En las región de Urabá en su mayoría los trabajadores están afiliados a E P S como Sura, Nueva Eps, Coomeva y Medimas. En cuanto a las afiliaciones a riesgos laborales las ARL con más presencia son ARL positiva y ARL Sura. Una fuente del sector laboral de fincas bananeras nos contó además, que en la zona bananera algunos empresarios están recargando toda la responsabilidad de los protocolos de bioseguridad al personal administrativo de todas las fincas sobrecargando a los empleados de trabajo y amenazandolos de que si alguno de estos empleados administrativos resulta contagiado por el virus es por nuestra propia culpa y además en tal caso amenazan con mandarlos a aislamiento sin ninguna clase de remuneración salarial.

El lucro, la ganancia está por encima de la salud y la vida de los trabajadores, advierte la fuente. Los empresarios bananeros no quieren por ningún motivo para la exportación de banano y si es obvio que esta actividad mueve la economía de esta región, pero también esta misma es la que más personas aglomera poniéndolas en riesgo, ya que no cuentan con efectiva protección. Sin embargo, las compañías, pese a que conjuntamente con la Asociación Augura y el Sindicato Sintrainagro han planeado una serie de estrategias como plan para mitigar el posible contagio estás responsabilidad se las están asignando al personal administrativo de cada finca labores como tomar temperatura a las personas, cuando estos funcionarios no están preparados en temas de salud.

Finaliza la fuente afirmando que ya hay en Urabá muchos trabajadores bananeros contagiados y cada dia hay nuevos reportes y en las fincas siguen laborando.