Washington, 18 jun (Prensa Latina) Medios norteamericanos de prensa llaman hoy la atención sobre los llamados ‘boogaloo bois’, miembros de un movimiento de extrema derecha nacido en las redes sociales que han provocado violencia en recientes protestas en el país.

De acuerdo con el diario The Washington Post, el movimiento ‘Boogaloo’ se ha convertido en una amenaza en el mundo real en las últimas semanas, cuando las autoridades federales han acusado a algunos de sus seguidores de buscar generar caos en manifestaciones mayoritariamente pacíficas.

Mientras el presidente Donald Trump y otros altos funcionarios han afirmado, con poca evidencia, que grupos de izquierda fomentaban la violencia, los fiscales federales han acusado a varios boogaloo bois de conspirar para incendiar una instalación del Servicio Forestal, prepararse para usar explosivos en una protesta pacífica y matar a un oficial de seguridad, señaló el periódico.

Asimismo, el fin de semana fiscales de Texas argumentaron con éxito ante un juez que un sospechoso de posesión de drogas presuntamente vinculado al movimiento representa una amenaza para la comunidad porque sus publicaciones en redes sociales abogan por la violencia contra miembros de la Guardia Nacional.

Estudiosos de los grupos extremistas señalan que el Boogaloo es más una ideología violenta antigubernamental que un movimiento formal.

De acuerdo con esos especialistas, no pueden identificar a un líder, sede o estructura de comando, solo páginas de redes sociales que van desde explícitamente violentas a simplemente comerciales.

Pero la visibilidad de sus partidarios en las recientes protestas, donde han estado vestidos con camisas hawaianas y armados con rifles de estilo militar, alarmó a investigadores que durante meses habían advertido sobre el peligro que representaban tales grupos, apuntó el Post.

Ahora fiscales federales en California, Texas, Nevada y Colorado parecen estar respaldando esas preocupaciones, al presentar una serie de cargos criminales contra los autodenominados partidarios del Boogaloo, cuyos arrestos a menudo fueron acompañados por la incautación de armas y explosivos.

Según el portal digital Vox, el Boogaloo es un movimiento antigubernamental poco conectado que ha incluido a algunos nacionalistas blancos interesados en alentar el desorden civil para provocar eventualmente el colapso del sistema político, pero también incluye a personas alejadas de esos círculos.

Devin Burghart, director del Instituto de Investigación y Educación en Derechos Humanos en Seattle, declaró al diario San Francisco Chronicle que el movimiento tiene la creencia de que hay una guerra civil inminente en el país, y que se diferencia de otras milicias de derecha en que sus miembros son más jóvenes y tienen más probabilidades de recurrir a actos de violencia.

mem/mar