Por: Hernan Durango.Bogotá.

Se cae otro caso de falso positivo judicial en Colombia. El día martes 2 de junio de 2020 una juez de la República de Colombia  ha decidido en Bogotá, en derecho, que se han vencido los términos de los procesos que cursan con Cesar Barrera Téllez y Cristian Sandoval Moreno y ordenó la libertad inmediata de estos dos jóvenes a quienes burdamente se les pretendía involucrar en el atentado ocurrido en el Centro Comercial Andino el 17 de junio de 2017.

 A Cesar Barrera Téllez y Cristian Sandoval Moreno, este último, profesional de Ciencias Sociales de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas que participa en procesos de educación popular y comunitarios en el territorio de Altos de Cazuca, localidad Ciudad Bolívar,  las autoridades les urdieron mediante montajes falsas acusaciones y señalamientos de supuesta participación como auxiliadores del ELN. Sus familiares han sido victimas de seguimientos y amenazas por parte de elementos desconocidos. En las cárceles quedan aún privados de libertad otros cinco jóvenes a la espera de que se esclarezca su situación jurídica. 

A partir de la importante decisión de la jueza en la que se demuestra la inocencia de estas personas,  sus familiares y la defensa jurídica exigen al Estado colombiano que acoja, sin dilaciones ni trampas, la decisión de la juez y los libere sin ninguna demora. 
“Hacemos un llamado a las organizaciones de derechos humanos y de defensa de las personas privadas de la libertad para que se vigile que la liberación de nuestros familiares se haga efectiva sin dilaciones”, indica un pronunciamiento divulgado en redes sociales.

Hubo demasiados abusos de las autoridades contra las procesadas en el “caso Andino”.  La bajeza moral de la Fiscalía y todos los funcionarios que se han regalado para satisfacer la irracional razon de Estado, en su afán por desviar la investigación presionando autoincriminaciones y falsas delaciones para mantener en la impunidad a los verdaderos responsables del atentado en el Centro Comercial Andino no tiene limites, han manifestado en sus pronunciamientos voceros de organizasmos defensores de Derechos Humanos.

“No han sido suficientes dos montajes judiciales, ambos adelantados hoy por el “ñeñefiscal” Miguel Olaya Cuervo; ni la violación sistemática de la presunción de inocencia; ni pasar por encima de cualquier precepto legal y constitucional para asegurar una detención indefinida con todos los términos vencidos; ni amenazar a familiares, abogados y amigos; ni condenar sin juicio”, aseguran.