Beijing, 26 may (Prensa Latina) China exigió hoy a Canadá poner de inmediato en libertad y permitir el regreso al país de Meng Wanzhou, directora financiera del gigante tecnológico Huawei, al denunciar que su caso se tornó político.

Zhao Lijian, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, dijo en rueda de prensa que el país norteamericano y su vecino Estados Unidos hicieron uso arbitrario del tratado bilateral de extradición y, en consecuencia, violaron la seguridad y derechos de los ciudadanos chinos.

Tras reafirmar la determinación de Beijing a proteger sus compatriotas, el portavoz urgió a Ottawa a corregir sus errores y evitar deteriorar más los nexos mutuos.

Este miércoles la Corte Suprema de la provincia de British Columbia emitirá su fallo sobre el argumento del ‘doble crimen’ que defendió la defensa de Meng en enero pasado.

Los letrados lo enfocaron en que la repatriación es improcedente porque ella nunca perpetró en suelo canadiense el presunto delito cometido en Estados Unidos.

El 1 de diciembre de 2018 Meng fue arrestada en el aeropuerto de Vancouver a petición de Washington, que la acusa de engañar supuestamente a instituciones financieras, conspirar y cometer fraude en las telecomunicaciones para violar las sanciones impuestas contra Irán.

Como Canadá no aplicó ningún tipo de medidas punitivas contra el país persa, el equipo legal de la funcionaria exigirá anular la solicitud de extradición.

Si la defensa tiene éxito, ella podrá conseguir la libertad o la fiscalía presentar una apelación. En caso contrario, la audiencia entrará en su segunda fase en junio próximo y se centrará en el debido proceso de arresto.

El equipo denuncia abusos en el procedimiento durante la detención de su cliente por la Agencia Canadiense de Servicios Fronterizos e incluso, en octubre del año pasado se reveló que los oficiales entregaron la contraseña del equipo electrónico de Meng a la policía.

De fracasar esa etapa, continuaría una tercera en septiembre venidero.

Desde el comienzo de las comparecencias por el proceso de extradición, los abogados de Meng remarcaron el abuso de poder, la politización y la falta de evidencias sólidas para juzgarla.

Aseguraron la transparencia de todas las operaciones bancarias de su cliente, enfatizaron que en Canadá no procede el principio de doble criminalidad y denunciaron las violaciones a los derechos humanos durante la detención.

La ejecutiva está en libertad condicional desde mediados de diciembre de 2018 tras pagar una fianza de 10 millones de dólares canadienses (7,5 millones de dólares estadounidenses), pero permanece sujeta a vigilancia física y electrónica las 24 horas.

Múltiples comentarios aseguran que se trata de una maniobra más bien política y enfocada en sacar del juego a Huawei, mientras se pone al frente de sistemas revolucionarios como la red 5G, la de mayor velocidad de conexión, pues el mercado se volvió más competitivo para las empresas con aspiraciones de adjudicarse contratos.

mem/ymr