Washington, 6 may (Prensa Latina) Altos funcionarios del gobierno estadounidense ignoraron advertencias iniciales sobre la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2 y la posible escasez de suministros para enfrentarla, según una denuncia difundida hoy por medios norteamericanos.

El doctor Rick Bright, quien dirigía la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico, la agencia encargada de desarrollar una vacuna contra el coronavirus, fue removido de ese puesto en abril porque, según dijo entonces, había rechazado tratamientos sin mérito científico, entre ellos uno promovido por el presidente Donald Trump.

Bright alegó en una queja de denunciante presentada este martes que fue uno de los pocos funcionarios que emitió una advertencia sobre la hidroxicloroquina, la medicina contra la malaria que el mandatario republicano había defendido como efectiva contra el virus, a pesar de la falta de evidencia.

Asimismo, sostuvo que expresó su preocupación de que el coronavirus podría extenderse más allá de Asia desde enero, pero se encontró con ‘indiferencia que luego se convirtió en hostilidad’ por parte de los líderes del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con la queja, también mostró inquietud a sus superiores en la administración Trump sobre la escasez de suministros importantes, incluidas máscaras de protección, pero sus pronunciamientos fueron recibidos con escepticismo y sorpresa.

Bright dijo que, además, instó al liderazgo del HHS a expandir el suministro de materiales de prueba de diagnóstico del coronavirus, incluidos hisopos, medio de transporte viral y reactivos químicos.

En una llamada telefónica con periodistas después de presentar su queja, el doctor manifestó que también fue presionado para dejar que la política y el amiguismo se impusieran por encima de las opiniones de los mejores científicos que se encuentran en el gobierno.

Su denuncia indicó que la discordia con altos funcionarios comenzó desde antes de la pandemia, pues dijo que fue presionado para establecer contratos con la empresa Aeolus Pharmaceuticals, porque su director ejecutivo era amigo de Jared Kushner, yerno y asesor de Trump.

De acuerdo con la cadena de televisión CNN, la decisión de Bright de hacer públicas sus inquietudes expuso meses de confusión dentro de una de las divisiones clave en el HHS encargadas de responder a la pandemia del coronavirus.

Sus acusaciones plantearon serias preguntas sobre el sesgo político que se está infiltrando en la respuesta del gobierno a la pandemia y la medida en que las preferencias de Trump por una droga eclipsaron sus méritos científicos, agregó el medio.

jcm/mar/cvl