Por Mario Muñoz Lozano

La Habana, 30 abr (Prensa Latina) Adriana y Norbel debieron posponer su casamiento, previsto para estos días aquí, pero confían en que pronto sellaran su compromiso, pese a la pandemia de la Covid-19 que hoy afecta a Cuba y a la mayoría del mundo.

Sus colegas les proponen seguir adelante con las nupcias, aunque en una versión más acorde con los tiempos que corren. O sea, en su hogar de La Habana y sin invitados ni fiesta, porque esta última podría convertirse en una fuente de contagio con la enfermedad.

Pero Adriana insiste en esperar, ‘porque los recuerdos de boda son para toda la vida’. Confía en que Cuba se levantará pronto de esta emergencia, porque lo ha hecho siempre, a pesar de los tantos obstáculos a su desarrollo puestos en el camino por el bloqueo de Estados Unidos.

En estos momentos, estudiantes de todas las enseñanzas de la isla caribeña aprenden y consolidan conocimientos a través de tele clases transmitidas por la Televisión nacional, pero entre ellos hay interrogantes sobre la nueva hoja de ruta de este año académico.

La realidad les ha hecho comprender también que, en la educación, como en todos los sectores de la vida del país y de todo el mundo, el futuro depende del control y la eliminación de la pandemia que asola a la mayoría de las naciones del planeta.

No obstante, las autoridades de Educación en la isla los mantienen al tanto sobre los planes desplegados teniendo en cuenta la situación actual, para facilitar la continuidad de los estudios y la realización de evaluaciones del presente curso escolar, suspendido el 20 de marzo.

‘Debido a la Covid-19, el mundo anda patas arriba. Si los Juegos Olímpicos de Japón fueron postergados para 2021, qué quedará para nosotros’, publica en WhatsApp un joven diseñador cubano.

Geo, como se identifica en esa red, explica que fue contratado para el montaje del stand de una empresa en la Feria Internacional del Turismo FitCuba 2020, que tendría lugar del 4 al 9 de mayo en el balneario de Varadero. Pero el importante evento, como tantos otros, fue postergado.

áAl fin soy bisabuelo, tengo la bebita más linda del mundo!, exclama también en Facebook, el cubano Manuel Fernández, y con la misma rapidez le llueven las felicitaciones.

El realizador Josué García, al frente de La Rueda Producciones, anuncia el concierto en YouTube de la agrupación Vocal Sampling en el espacio Estamos Contigo, iniciativa cubana creada junto al Instituto de la Música y el Ministerio de Cultura frente a la Covid-19.

Mientras el caricaturista Arístides Hernández (Ares) convirtió a la pandemia y todo el drama humano que gira a su alrededor en blanco de sus acertadas ilustraciones, las cuales comparte en la red de redes, pero con las que pretende organizar una exposición futura.

A causa de la enfermedad, no son pocos los Gobiernos que debieron posponer planes; personas que tuvieron que aplazar viajes, cumpleaños, nuevos empleos o que no pudieron darles digna sepultura a sus familiares.

Otras consecuencias son visibles en los restaurantes, hoteles y líneas aéreas que debieron cerrar y enviar sus trabajadores a casa, por citar algunos ejemplos vinculados a las industrias del turismo y los viajes, dos de las grandes perdedoras en la lucha contra la pandemia.

Y como siempre sucede ante tales circunstancias, la cadena se parte por el eslabón más débil: crece la lista de desempleados, de hambrientos y pobres, de nuevas caras en la larga fila de víctimas de la depresión global que acompañará a la enfermedad, aseguran economistas.

A través de los medios de comunicación y las redes sociales, algunas personas revelan su temor de que la crisis provocada por la Covid-19 desate los egoísmos y nacionalismos a nivel global, que se reproduzca el ‘sálvese quien pueda’, dicen.

Otras, sin embargo, creen en la solidaridad global y ponen como ejemplo a Cuba y sus brigadas de profesionales de la salud que hoy apoyan a muchos países en el combate a la pandemia. Tampoco dejan de manifestar su optimismo en un futuro de más humanidad.

Como en todo el mundo, son muchos los planes y compromisos hibernados en Cuba a causa del coronavirus SARS-Cov-2, pero sin duda prevalece la confianza en que esta pesadilla pasará y los sueños de tanta gente se cumplirán.

agp/ool/mml