Bogotá, 25 mar (Prensa Latina) El Comité Nacional de Paro en Colombia convocó a movilizarse hoy contra políticas del gobierno con acciones desde las casas en medio de la emergencia sanitaria provocada por la Covid-19.

Dadas las circunstancias de la pandemia, en un acto de responsabilidad social, se ha cambiado la modalidad del paro, expresó en un comunicado.

Llamamos a toda la población para que ese día hagamos el paro nacional desde la casa, con cacerolazos cada dos horas desde las 8:00, hora local, hasta las 20:00, hora local, apuntó en momentos en que el país vive un aislamiento obligatorio preventivo hasta el 13 de abril próximo.

En tal sentido, exhortó a publicar múltiples mensajes en las redes sociales, durante todo el día con la etiqueta #ParoNacional25M y #ParoEnCasa. Debe izarse la bandera nacional con cinta negra, acotó.

Todo ello enmarcado en la lucha contra el paquetazo neoliberal de (presidente Iván) Duque, su corrupción, las reformas laboral y pensional y en rechazo al asesinato de líderes sociales y exguerrilleros y por el cumplimiento de los Acuerdos de Paz. Por consiguiente, exigimos del gobierno la apertura de negociación con el Comité, precisó.

Por la educación, salud, saneamiento básico y agua potable, que deben ser financiados adecuadamente por el Estado con un enfoque social, agregó la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación, une de las que integra el Comité.

La indignación y la movilización del pueblo colombiano contra las políticas neoliberales del gobierno continúan en el 2020, manifestó recientemente el Comité.

Después del portentoso paro nacional del 21 de noviembre pasado, el gobierno se niega a la negociación del pliego de 13 ejes temáticos y 104 puntos presentados por el Comité que recoge a la gran mayoría de los colombianos que han salido a realizar y respaldar el paro en sus múltiples, diversas, pacíficas y creativas formas, apuntó.

Según precisó, la respuesta del gobierno ha sido la aprobación de la ley de financiamiento, la fijación unilateral del miserable aumento del salario mínimo, la fumigación con glifosato, realiza pactos con los empresarios negándoles la atención a los campesinos y a los productores agrarios.

También se refirió a lo que considera la restricción y la represión a la protesta social, la eliminación de garantías sindicales y de protección, profundiza la nefasta doctrina militar y el consecuente terrorismo de Estado a través del reforzamiento del Escuadrón Móvil Antidisturbios.

Señaló además la militarización y paramilitarización de los territorios, las chuzadas (interceptaciones y seguimientos) ilegales del Ejército y la corrupción desbordada y ‘se persiste en el incumplimiento de acuerdos con las organizaciones y sectores sociales’.

mem/mfb/cvl