Brasilia, 1 feb (Prensa Latina) El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva reconoció que siente extremada preocupación por los 800 millones de personas que hoy pasan hambre en el mundo, durante un seminario en Sao Paulo donde se discutió la desigualdad social en Brasil.

‘Estoy muy preocupado (…) Mi preocupación es saber a quién le importan los 800 millones de personas que aún pasan hambre en el mundo. Incluso sabiendo que el mundo produce suficiente comida’, denunció el exdirigente obrero.

Se preguntó como un socialista, un comunista podría dormir sabiendo que tiene un niño en la calle que no ha tomado un vaso de leche.

Para Lula, resulta esencial que el tema de la desigualdad sea público, que todo el mundo conozca la gravedad del problema, que ‘el hambre no es solo una estadística’.

Durante el encuentro hubo una amplia reflexión y se formularon acciones para combatir el escenario de extrema desigualdad que viene creciendo exponencialmente en todo el mundo, especialmente en Brasil.

En 2018, según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el uno por ciento más rico de los brasileños tenía un promedio mensual de ganancias de 27 mil 744 reales (unos seis mil 500 dólares), mientras que el 50 por ciento más pobre ganaba 820 reales (un poco más de 190 dólares).

Promovido por el Partido de los Trabajadores, TV 247, la Fundación Perseu Abramo y el Instituto Lula, el debate contó, entre otros, con la presencia del exministro de Educación, Ciencia y Tecnología Aloizio Mercadante, quien apuntó: ‘tenemos el tema de la desigualdad regional, territorial, racial y étnica, la de por grupo de edad, por género’.

También, añadió, tenemos desigualdad en el acceso a la educación, la salud pública, la justicia. ‘Es una agenda inevitable’, remarcó.

Para Mercadante, las fuerzas progresistas deben abrazar el tema. ‘La derecha, históricamente, siempre ha tratado de utilizar la corrupción para evitar discutir la desigualdad, la pobreza y la exclusión social. No podemos perder el eje fundamental del país que es esta pobreza brutal. Tenemos 13 millones de personas que viven con menos de cinco reales (1,17 dólares) al día’.

Reveló que existen en Brasil tres millones de personas que viven con menos de tres reales (0,70 centavos de dólar) al día. ‘Sao Paulo tiene 24 mil personas en las calles’, alertó.

mv/ocs