El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, denunció que la derecha de ese país, que perpetró un golpe de Estado en la nación del altiplano, prepara un Estado de sitio, lo que “sería la confirmación de que pidiendo democracia instalaron una dictadura“. 

La denuncia la realizó a través de su cuenta en la red social digital Twitter, en la que señala que “en lugar de pacificación, ordenan difamación y represión contra hermanos del campo que denuncian el golpe de Estado“. 

Señaló que la medida del Estado de sitio pretende ser implementada después de la masacre de 24 indígenas.

El representante en Cochabamba de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, Nelson Cox, ha confirmado que “penosamente tenemos cinco (muertos) en Sacaba” con heridas de bala, producto de una acción “desproporcionada” de las fuerzas militares y policiales.

Activistas de los derechos humanos en Bolivia pidieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) enviar una misión de verificación al país, después de que el propio organismo internacional advirtiera que las armas de fuego deben excluirse de los dispositivos utilizados contra las protestas sociales.

No obstante, el Gobierno de facto de Bolivia, encabezado por la autroplocamada presidenta, Jeanine Áñez, emitió un decreto que autoriza el uso de armas de fuego para reprimir las protestas y otorga impunidad a la Policía y las fuerzas armadas del país. /JML   /CP