LA HABANA (Sputnik) — La próxima visita del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, a Moscú, y el encuentro con su homólogo ruso, Vladímir Putin, demuestra que la isla no está sola, por mucho que EEUU incremente su hostilidad, comentó a Sputnik Santiago Pérez Benítez, subdirector del Centro cubano de Investigaciones de Política Internacional.

“Estos vínculos (entre La Habana y Moscú) demuestran que Cuba no está sola, que tiene opciones de desarrollarse por mucho que Estados Unidos incremente su hostilidad; este es un mensaje de activismo de la política exterior cubana que muestra la diversidad de opciones de desarrollo que tiene el país por delante”, comento a esta agencia el académico cubano.

En opinión de Pérez Benítez, Rusia se está convirtiendo en uno de los pilares fundamentales del proceso de desarrollo económico cubano, de acuerdo al plan 2030, con fuertes inversiones en los sectores energéticos, producción de petróleo, transporte, y en particular en el sector ferroviario, con inversiones de cientos de millones de dólares, vitales para la economía de la isla.

“Otro detalle muy importante —agrega Pérez Benítez—, y con gran perspectiva es la industria transformadora cubana, que fue construida en su mayoría con tecnología de la antigua Unión Soviética, (transporte, metalurgia, textil, las operaciones en los puertos) por lo que hay que modernizarla sobre la base de intereses mutuos y beneficiosos para la isla”.

Relaciones estratégicas

El experto cubano insistió que esta es “una relación con un país que siempre, estratégicamente, vamos a necesitar porque es polo de poder mundial, Rusia es un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, coincidimos en muchos elementos de la política internacional“.

También apuntó a la actual coyuntura hostil contra Cuba por parte de la actual administración que gobierna en EUU y que —enfatizó— “no respeta el Derecho Internacional”, de ahí la importancia de “encontrar aliados internacionales importantes con los que podamos generar relaciones cercanas para neutralizar estas políticas agresivas del imperialismo mundial, es de una utilidad estratégica para Cuba”.

“En los últimos 10 años —agregó Pérez Benítez— se ha demostrado la vigencia de estas relaciones estratégicas entre Cuba y Rusia, porque indica la solidez y amplitud de los nexos, también garantiza una visión a mediano y largo plazo, y no están sujetas a relaciones coyunturales”.

A su vez, recalcó que Cuba representa una puerta a Rusia hacia América Latina, y la isla juega un papel importante en los foros multilaterales, en la ONU, apoya a Moscú en los temas de proyección de la OTAN hacia sus fronteras, contra las sanciones de Occidente, y en su defensa de la soberanía, y contra las intervenciones foráneas en sus asuntos internos.

Inversiones rusas en Cuba

Sputnik también conversó con Esteban Morales, doctor en Ciencias Económicas, y profesor-investigador titular de la Universidad de La Habana, quien considera que el interés de Rusia en realizar más inversiones en Cuba, es algo muy importante porque cubrirán espacios hasta ahora pendientes en la remodelación de la política económica cubana.

“Es muy importante que las autoridades de Rusia se hayan interesado en ampliar sus inversiones en Cuba, principalmente en el sector del transporte, que permitirán una remodelación de nuestro parque ferroviario, vital para el desarrollo económico de la isla, junto al resto de las inversiones que realizan en otros sectores”, puntualizó Morales.

En opinión del catedrático cubano, esta visita de Díaz-Canel a Rusia es trascendente, “porque Rusia ha recuperado estratégicamente las relaciones con Cuba, país que se encuentra fuertemente atacado por Estados Unidos, y esa profundización de la amistad y las relaciones bilaterales (entre La Habana y Moscú) puede servir como un elemento disuasivo”.

Morales comentó además que las amenazas y acciones de EEUU hacia Cuba van en una dirección en la que se están utilizando todos los medios para tratar de “apretar” a Cuba económica y políticamente, en medio de una escalada que no se detiene, y —subrayó— “hay que detenerla de cualquier manera“.

“Si tenemos en cuenta las visitas que realiza Díaz-Canel a Bielorrusia, Azerbaiyán, y Rusia, pueden ser elementos importantes para la fortaleza de Cuba frente a EEUU, pero siempre debe quedar claro que la principal fortaleza de la isla frente a Washington se mide desde lo interno, por la posibilidad que tengamos de salir adelante económicamente y podamos avanzar en todas las situaciones que tenemos por delante”, dijo el profesor universitario.

El próximo 29 de octubre, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel sostendrá un encuentro con su par ruso Vladímir Putin —el segundo en menos de un año—, en la conclusión de su gira europea que incluyó además a IrlandaBielorrusia, y Azerbaiyán.