Ottawa, 7 oct (Prensa Latina) Para los seis principales líderes de los partidos federales el debate electoral de hoy podría ser su mejor oportunidad de mover el rumbo de una campaña sin cambios significativos en las intenciones de voto de los canadienses.

Con las elecciones a escasas dos semanas de su celebración, las encuestas siguen marcando, como el tic tac del reloj, las ventajas para los partidos Liberal y Conservador, empatados o con diferencias de dígitos mínimas.

Cualquiera de esas dos fuerzas políticas podría llevarse la victoria el próximo 21 de octubre, eso sí, tendrían que conformarse con un gobierno en minoría.

De ganar los liberales, sería la posibilidad para Justin Trudeau de repetir otros cuatro años en Ottawa y no rompería la tendencia de que desde 1939 todos los primeros ministros van a un segundo mandato.

Sin embargo, el Trudeau de 2019 no es el mismo que triunfó en 2015 con un importante apoyo de los electores, seducidos ?en especial- por su carisma, juventud y agenda política.

A estos comicios, la imagen del liberal llega debilitada por diferentes causas, entre ellas escándalos de corrupción y acusaciones por falta de ética, que han empañado su gobierno.

Los liberales mantienen una cerrada lucha con los conservadores de Andrew Scheer, para quien una eventual victoria en dos semanas -aunque gobiernen en minoría- significaría de cualquier modo ganancia.

Esta noche se medirán ante las pantallas de la televisión Trudeau, Scheer, Yves-François Blanchet del Bloque Quebequés, Maxime Bernier del Partido Popular, Elizabeth May (Partido Verde) y Jagmeet Singh (Nuevo Partido Democrático).

Según reporta CBC News, el Partido Popular sigue estancado en torno al dos o tres por ciento en las encuestas de todo el país. Es difícil imaginar que la exposición en este nuevo debate pueda hacer otra cosa que no sea ayudar, ya que no cuenta con mucho margen más lejos para caer.

Por su parte, el Partido Verde, que comenzó la campaña con buen potencial e incluso, había cerrado la brecha con el NPD, ha retrocedido.

Para los Verdes de May, que se disputan el ser la tercera fuerza política federal, es escencial asegurarse de que el voto que todavía tienen se mantenga, advierten observadores.

Entratanto, las encuestas sugieren que los índices de aprobación de Singh han aumentado en 11 puntos desde principios de septiembre. El Instituto Angus Reid lo señala como el único líder que ha impresionado a más canadienses.

Paradójicamante, solo se constatan aumentos marginales en el número de personas con intención de votar por el NPD. De manera que Singh debe ser capaz de usar su creciente popularidad personal para darle, a estas alturas del juego, un impulso a su partido.

Mientras, expertos políticos en Quebec estuvieron de acuerdo en que Scheer fue el peor actor en el debate de la semana pasada realizado por TVA en francés.

Trudeau lo interpeló en un grupo de cuestiones como el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo y sus respuestas eligieron la no confrontación.

Los sondeos insinúan que los conservadores recibieron un golpe en Quebec, no tanto los liberales.

Un tanteo entre los quebequenses francófonos publicada por Abacus Data el domingo sugería que Scheer era el único líder que había hecho un daño sensible a su partido durante el debate anterior.

Por lo que el conservador no podría permitirse otra mala actuación esta noche ni tampoco en el último cara a cara previsto para el jueves 10 de octubre.

En cuanto a Trudeau, por ejemplo, tendrá que dirigirse de modo convicente a jóvenes e indecisos, muchos de estos últimos votaron por él en 2015 y ahora retiraron su apoyo.

acl/dfm / https://www.prensa-latina.cu